VIVO - Transmisión en vivo del eclipse solar "Anillo de Fuego"

El crecimiento de Alemania enfurece a Trump

El nuevo récord de exportaciones alemanas tendrá sus consecuencias: le permitirá al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, justificar su política proteccionista.
Domingo 12 de febrero de 2017

Trump enojado

 

El nuevo récord exportador de Alemania es algo que seguramente enojará al presidente de Estados Unidos, Donald Trump y lo másfactible es que recurra a su cuenta de Twitter para comunicar su desagrado al mundo entero, insistiendo en que este boom comercial es otra evidencia de que los alemanes "destruyen nuestra economía y arrasan con nuestros puestos de trabajo al inundar nuestro mercado con sus productos”.

 

De todos modos, esa será una mirada "simplista" del mandatario estadounidense ya que Alemania es un país exportador de gran calibre, pero está por detrás de China y de Estados Unidos, que es el número uno.

 

¿Por qué el empresariado germano no se indigna al saber que Alemania está en tercer lugar? Porque para comercializar sus productos se necesitan dos partes (el que vende y el que compra) y porque los germanos aceptan el hecho de que Estados Unidos sigue siendo la economía más poderosa.

 

Con un desempeño económico valorado en torno a los 18.000 millones de dólares y 320 millones de habitantes. De hecho, 18.000 millones es mucho más de lo que genera China con una población cuatro veces más grande.

 

Alemania no tuvo nada que ver con la decisión de los fabricantes estadounidenses de mudar sus plantas a otros países para reducir la inversión en mano de obra. El desplome de la industria automotriz de Detroit, por ejemplo, fue propiciado por una mala política y una baja calidad, no por el hecho de que vehículos alemanes estén siendo exportados hacia Estados Unidos.

 

Si Mr. President ve muchos coches de Mercedes Benz en la quinta avenida de Nueva York y pocos autos de Chevrolet en Berlín, eso puede deberse a que General Motors –de Detroit– decidió hace algunos años no continuar usando esa marca en Europa; esa empresa sólo está representada en el Viejo Continente por las marcas Opel y Vauxhall. Los Opel se ven por montones en Alemania.

 

En resumen: cada Opel vendido en Alemania lleva dinero a las arcas de General Motors y garantiza puestos de trabajo en Detroit. Lo mismo aplica para otros productos en otros rubros.