El Papa envió a su principal opositor a una isla del Pacífico

El sumo pontífice envió al cardenal Raymond Burke, uno de los máximos opositores a su línea reformista, a 12.000 kilómetros del Vaticano para juzgar un caso de pedofilia en territorio estadounidense ubicado en el Océano Pacífico, cerca de Filipinas.
Jueves 16 de febrero de 2017

Burke

Burke, reconocido experto en derecho canónico, aterrizó ayer en la pequeña isla con la difícil tarea a cuestas de juzgar al arzobispo de Agaña (la capital de Guam), Anthony Apuron, de 71 años, quien es acusado de haber abusado sexualmente de cuatro menores en la década del '70, cuando aún era sacerdote.

La denuncia fue realizada por Roy Taitague Qunitanilla, que en aquel entonces tenía 12 años y era monaguillo cuando sufrió el abuso sexual, junto a otros cuatro niños.

Raymond Burke, cercano al ultra conservador Steve Bannon, consejero de la Casa Blanca, estratega de campaña y cerebro en las sombras del ahora presidente norteamericano Donald Trump, fue uno de los cuatro cardenales disidentes que a fines del año pasado le escribió una carta al Papa pidiéndole aclarar cuatro "dudas" del capítulo octavo de la exhortación apostólica Amoris Laetitia, que le abre las puertas a los divorciados vueltos a casar.