La ex Nobleza Piccardo, en crisis: peligran 853 puesto de trabajo

Una de las dos mayores fabricantes de cigarrillos que operan en la Argentina pidió la intervención del Gobierno.
Miércoles 15 de marzo de 2017

Cigarrillosa intervención del Gobierno para poder sostener sus operaciones en el país, aunque con una menor dimensión que la actual.

 

La ex Nobleza Piccardo, ahora rebautizada como British American Tobacco (BAT), denominación social de su holding controlante, pidió la intervención del Gobierno para poder sostener sus operaciones en el país debido a la crisis que atraviesa la empresa.

 

La compañía planea despidos de personal y reducción de sus actividades, afectada por una fuerte caída del consumo de cigarrillos. La decisión pone en riesgo la continuidad laboral de las 853 personas que trabajan en sus dependencias administrativas, industriales y de distribución en San Isidro, Pilar y otras localidades alrededor del país.

 

La compañía recurrió al auxilio del Ministerio de Trabajo de la Nación para iniciar lo que se llama un procedimiento preventivo de crisis que le permita negociar con los sindicatos bajo el amparo de una conciliación obligatoria.

 

Según el documento, la responsabilidad de la crisis que sufre la ex Nobleza Piccardo recaería en políticas implementadas por el actual gobierno a pocos meses de asumir la presidencia Mauricio Macri. En especial, las resoluciones adoptadas por el Ministerio de Producción que conduce Francisco Cabrera para incrementar la recaudación fiscal a través del consumo de cigarrillos y que derivó en un aumento de la presión impositiva al sector.

 

La medida no logró su objetivo de recaudar unos $ 1000 millones adicionales que deberían ser distribuidos entre las provincias productoras y generó que las fabricantes debieran subir el precio de sus marcas para hacer frente a una presión fiscal que se elevó del 70% al 80% sobre el precio de un atado. "La suba ha provocado la baja de ventas de productos legales y el riesgo de incremento del comercio ilegal, lo que produjo una sensible afectación de la ecuación económica financiera del sector", explicó la compañía en su documento.

 

Según el comunicado, "la fuerte caída del mercado legal sumado al riesgo de incremento del contrabando y la falsificación, provocados por factores ajenos a la compañía, obliga a realizar una readecuación de la operación industrial a fin de adaptar la organización a un escenario mucho más complejo y crítico".