Elecciones legislativas: Cambiemos arriesga casi la mitad de su bancas

Enfrenta el desafío de suplir los 41 escaños de diputados que pone en juego, y a la posibilidad de incrementar su número, especialmente en la provincia de Buenos Aires.
Sábado 18 de marzo de 2017


UrnaEl oficialismo tendrá una prueba de fuego en las próximas elecciones legislativas cuando se enfrente al desafío de suplir los 41 escaños de diputados que pone en juego, casi la mitad de su bloque, y a la posibilidad de incrementar su número, especialmente en la provincia de Buenos Aires.

 

Sucede que en ese distrito, el que más bancas reparte, Cambiemos arriesga apenas cuatro, con lo cual le bastará con hacer un discreto desempeño electoral para engrosar generosamente la bancada.

 

Esto es así porque en 2013 el PRO decidió no confrontar electoralmente con Sergio Massa, que era en ese momento el caballo de batalla de la oposición para frenar al kirchnerismo, por lo que acordaron colar algunos pocos candidatos del macrismo en la lista del Frente Renovador.


Dado que los resultados electorales del 2017 se cotejan con los de 2013, a Cambiemos se le presenta la oportunidad invaluable de engrosar su bancada a fin de arrimarse a un número que le permita tener una mayor autonomía, sin depender tanto de acuerdos legislativos con los bloques de la oposición autodenominada "responsable", pero de conducta errática, como el Frente Renovador de Sergio Massa, y el bloque Justicialista de Diego Bossio.


Algunos de los diputados de Cambiemos a los que se les extingue la banca son Elisa Carrió (que buscará renovar en alguna de las dos cámaras), Fernando Sánchez (Coalición Cívica), Luciano Laspina, Alicia Besada (PRO), Gabriela Burgos, Diego Mestre, Mario Barletta Carla Carrizo, Luis Petri y Luis Pastori (UCR).

 

El Frente para la Victoria es el segundo espacio político que más bancas expone, ya que deberá renovar los cargos de 32 de los 72 legisladores que hoy detenta el kirchnerismo (sumando a los aliados Carlos Heller y Oscar Martínez).


El massismo, por su parte, deberá trabajar duro para no resignar representación, dado que deberá revalidar la excelente elección que hizo en la Provincia de Buenos Aires en 2013. El FR-UNA pondrá en juego 20 de las 37 bancas de las que dispone hasta fin de año, entre las que se incluyen las del propio Sergio Massa, el exgobernador Felipe Solá, el jefe de la CGT Héctor Daer, José Ignacio de Mendiguren, Claudia Rucci y Mirta Tundis.

 

El bloque Justicialista, en tanto, arriesgará 8 de sus 17 escaños, entre los cuales se destaca el de su jefe de bloque, Oscar Romero.

Este año vence además la diputación de Stolbizer, una de las figuras políticas que en los últimos tiempos más expectativa generó en el ecosistema político, tanto por sus persistentes denuncias contra Cristina Kirchner como por su alianza con Massa.