Family Link: la app de Google para controlar qué hacen los chicos con el celular

Se trata de Family Link y sirve para saber cuánto tiempo pasan los niños de la casa con cada programa, además de configurar horarios de uso y autorizar o no la instalación de nuevas aplicaciones en los dispositivos.
Domingo 19 de marzo de 2017

Family Link

 


Los modernos aparatos celulares en manos de los más chicos de la casa, aunque muchos aún no lo crean, pueden llevarlos definitivamente a situaciones de alto riesgo.

 

Es por eso que Google anunció en su blog Family Link, una aplicación que es, básicamente, un sistema de control para los padres sobre sus hijos y las actividades que estos llevan adelante con sus aparatos

 

En primer lugar, permite a los padres crear una cuenta de Google para los más chicos, y luego configurar determinadas reglas: las aplicaciones que pueden usar, saber cuánto tiempo estuvieron frente a la pantalla e incluso programar la hora en la que se tienen que ir a la cama.

 


Funciones principales:

 

- Administrar las aplicaciones que pueden usar sis hijos: aprobar (o no) las apps que los chicos deseen descargar de Play Store. También pueden recibir un aviso cuando los hijos quieren bajar una nueva app.

 

- Vigilar el horario de uso de los aparatos: permite saber cuánto tiempo pasan los hijos con sus apps a través de informes de actividad semanales o mensuales y establecer límites diarios en el horario de uso de sus dispositivos.

 

- Determinar la hora de acostarse en los dispositivos: permite también bloquear los teléfonos o tablets de los chicos de forma remota a la hora de jugar, estudiar o dormir.

 

- Ubicación: podrá verse en dónde está el dispositivo en cuestión; además de poder cambiarle la contraseña, de forma remota.

 


Requisitos:

 

La aplicación, pensada para menores de 13 años, por ahora funciona solamente en Estados Unidos. La idea es que eventualmente esté disponible para todo el mundo. Es gratuita, pero cobrarán 30 centavos de dólar por cada cuenta creada para los chicos.

 

Debe estar instalada en el teléfono o tablet de los padres, que crearán una cuenta diferente para cada uno de sus hijos, y deberán loguearse con esa cuenta en el dispositivo de los chicos.