ALERTA: HABRÁ PARO DE TRENES DESDE LA MEDIANOCHE

Vehículos sin conductor humano, más cerca

A esto se suman los taxis drones en Dubai y las Hyperloop en el desierto de Nevada (cápsulas que van por un tubo a más de 1000 kilómetros por hora).
Lunes 20 de marzo de 2017

autos sin conductorSi 2016 fue un período bisagra para la agenda del transporte del futuro -el año en el que se instaló la idea, en el ámbito público y privado, de que vamos a un mundo de vehículos sin conductor humano-, 2017 no se queda atrás. El lunes pasado, Intel anunció la compra, por US$ 15.300 millones, de la empresa israelí MobilEye, líder en tecnología para coches autónomos. Y eso por no hablar de noticias que parecen copiadas de novelas de ciencia ficción, como los taxis drones en Dubai (anunciados para mitad de año) o las pruebas exitosas del Hyperloop en el desierto de Nevada (el "quinto medio de transporte": cápsulas que van por un tubo a más de 1000 kilómetros por hora).

 

En estas "autopistas de datos", las firmas de tecnología le llevan la delantera a las automotrices. Y hay una empresa que parece ocupar la pole position en la carrera. Hubo un riesgo y un sobrecosto claro en la decisión de Tesla de instalar hardware de "piloto automático" en todas sus unidades eléctricas en octubre de 2014, pero la estrategia dio sus frutos: la compañía de Elon Musk ya acumuló 1300 millones de kilómetros recorridos (con un flujo enorme de datos generado) en esta modalidad (el equipo funciona en la sombra, aunque el conductor sea humano) en rutas de distintos países. Aquí la información manda: cuantos más datos se posean, más rápido aprenderán los algoritmos.

 

La otra cordillera a superar tiene que ver con una discusión ética y moral sobre la cual avanzan distintos equipos académicos. Básicamente, en algún momento, al comprar un vehículo automanejado, deberemos aceptar una máquina que en alguna circunstancia decida quitarnos la vida. Si hay un accidente y la opción es entre una persona que viaja sola y vehículos que transportan a familias enteras, el sistema deberá elegir, y no parece haber una salida cómoda al dilema, por más que se resalte que los sistemas de automanejo reducirán -se estima- un 90% los accidentes mortales en ruta (mueren 1,3 millones de personas por año en desastres viales).

 

Mientras tanto, en este huracán de modificaciones en el trasporte, la automatización es apenas una de las avenidas de disrupción, que no garantiza la solución al problema de la congestión de tránsito. "En América latina, la gente pasa entre 15 y 28 días al año atrapada en el tráfico. El camino más eficiente para reducir este problema es alentar los viajes compartidos", dice el economista de la UBA Mariano Otero, a cargo de las operaciones de Uber en el país.

 

Días atrás se supo que Indonesia podría ser el primer país con un Hyperloop operativo real. Es una noticia interesante para países de desarrollo intermedio como la Argentina: el ritmo de cambios está acelerando tanto que tiene menos importancia relativa el lugar de origen de una idea innovadora, y cobran protagonismo los esquemas de incentivos y políticas regulatorias que implementen los países para sacarle el máximo provecho a las tecnologías. Acá todavía estamos con los camiones volquete trasportando personas por la ruta 3 de Olavarría a Cañuelas, pero paciencia, que en algún momento esto va a llegar.