Revelan nuevos detalles sobre la muerte de Prince

Se trata de indicios que podrían indicar cómo el músico consiguió el fármaco que lo mató. Hasta el momento no hay acusados.
Martes 18 de abril de 2017

Prince

A casi un año de su muerte, se conocieron documentos judiciales que muestran indicios de cómo Prince podría haberse administrado el potente fármaco que lo llevó a la muerte.

 

La documentación revela que varios frascos de analgésicos encontrados en la habitación y en el vestidor del músico no estaban recetados a su nombre, sino a nombre de Kirk Johnson, amigo y manager. Muchos envases estaban mal etiquetados y contenían un fármaco que con fetanilo, un opiáceo sintético 50 veces más poderoso que la heroína, y oxicodona, un fuerte analgésico de tipo opioide.

 

Por otra parte, el medico que trató a Prince en dos oportunidades antes de su muerte, Michael Todd Schulenberg, aseguró que le había recetado medicamentos a nombre de otra personas para preservar su privacidad.

 

Quién le proporcionó a Prince el fármaco que le causó la muerte y si él sabía lo que estaba ingiriendo son algunas de las preguntas que las autoridades de la investigación aún intentan responder.

 

Es que los documentos no ofrecen pruebas sobre el origen del fetanilo o sobre quién podría habérselo provisto, pero sí pistas sobre cómo Prince se administró analgésicos en los meses previos a su muerte.

 

Hasta el momento nadie fue acusado por la muerte de Prince. Según los resultados de la autopsia que se practicó en junio del año pasado, una sobredosis accidental del opiáceo fetanilo fue la culpable del fallecimiento de la superestrella.

 

El informe determinó que Prince se suministró a sí mismo fetanilo y que murió de manera "accidental", por lo que los médicos descartaron que se tratara de un suicidio.

 

Otro detalle relevante de la documentación indica que poco antes de su muerte el artista se contacto con Howard Kornfeld, un experto en tratamiento de adicciones de opiaceos.

 

Miembros del equipo de Prince solicitaron a Howard Kornfeld que ayudara al artista de manera urgente con sus problemas de consumo de calmantes, pero, dado que Kornfeld vive en California y no podía atender a Prince de inmediato, fue su hijo Andrew, que trabaja también con el médico, quien viajó a Minnesota en primer lugar.

 

Según el abogado de los Kornfeld, William Mauzy, Andrew estuvo presente en el domicilio de Prince el día de su muerte, el 21 de abril de 2016.

 

En los documentos se indica que los investigadores también recogieron de la casa una mochila perteneciente a Andrew Kornfeld que contenía varios fármacos bajo receta (buprenorfina) para los que el médico no disponía de licencia para distribuir.

 

Kornfeld, al testificar, admitió que los llevó "de motu proprio" pero negó que tuviera intención de usarlos.