Hubo récord de ciberataques y defraudaciones informáticas

Así lo asegura una investigación del Ministerio Público Fiscal, que engloba a fraudes con tarjetas de crédito y ataquese al home banking.
Lunes 15 de mayo de 2017

Home banking

La UFECI, la unidad de la Procuración dedicada a investigar ciberdelitos y defraudaciones informáticas, creada por Alejandra Gils Carbó y encabezada por el fiscal Horacio Azzolin, presentó su nuevo informe de gestión la semana pasada. El informe engloba tanto ataques a tarjetas de crédito y home banking como fraudes de compra y venta en sitios web a nivel nacional.

 

Los números son alarmantes: los meses de enero de 2017 y diciembre de 2016 fueron el pico histórico de los últimos cuatro años para el ciberdelito en la Argentina. Hubo 117 denuncias desde enero hasta abril de este año. 63 de ellas, paradójicamente, no fueron por robos a tarjetas, sino por ingresos ilícitos a cuentas vía plataformas de home banking. Hubo doce individuos o bandas que cometieron varios hechos con tarjetas a lo largo de este año. Fuentes en la UFECI estiman el daño colectivo de estos casos en más de un millón de pesos.

 

Hubo 147 casos reportados en el último cuatrimestre del año pasado, 43 de ellos en diciembre; 2017 también arrancó con otros 43 hechos. La tendencia es histórica, por otra parte: las denuncias ya habían aumentado un 30% entre 2015 y 2016.

 

Hay dos formas de robar al banco de forma virtual. Una es con el método del skimming, en donde se introduce un dispositivo en un cajero que copia claves y bandas magnéticas de tarjetas, una operación física en donde la UFICE, al estar dedicada a delitos virtuales, no interviene. Luego, está la forma más sencilla de todas.

 

En cuanto a los robos de información de tarjetas, la compra web se reduce a algo muy simple: en la mayoría de los sitios alcanza con un nombre de titular, número completo y código de seguridad trasero para hacer una transacción.

 

CASOS MÁS RESONANTES DE LOS ÚLTIMOS MESES

 

El joven de 19 años que hackeó a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, también está acusado de cometer estafas on line con tarjetas de crédito. Pero él no es el único. La semana pasada, la división Delitos Complejos de la Policía de la Ciudad arrestó a seis hombres, por orden del juez federal Sergio Torres, a quienes acusaron de robar más de cien identidades con el fin de abrir cuentas bancarias, sacar tarjetas de crédito, generar sociedades anónimas o participar en empresas para lavar el dinero obtenido en electrodomésticos vendidos luego en la web o incluso en autos y motos.

 

A mediados del mes pasado, otras siete personas fueron arrestadas en la capital de la provincia de Córdoba tras una investigación del fiscal federal Enrique Senestrari y la división Delitos Complejos de la Policía provincial: se los acusó de falsificar DNIs, tarjetas de crédito y carpetas para préstamos bancarios.

 

A mediados de abril también estalló un escándalo en Mendoza. Un grupo de madres del colegio Maristas de la capital de Mendoza fueron acusadas de tomar fotos de las tarjetas de otras en reuniones y cumpleaños para quedarse con los datos básicos –número, fecha de vencimiento y número de seguridad de la parte trasera- y luego comprar ropa en tiendas web de reconocidas marcas.

 

Toda esta lista de hechos y precauciones es, básicamente, parte de una sola conclusión: robar online con tarjetas de crédito, hasta irrumpir en una cuenta particular a través de una plataforma de home banking y realizar transferencias, es un delito más fácil de lo que parece, un delito que en los últimos meses llegó a un nuevo récord en la Argentina.