Niño genio: es más inteligente que Albert Einstein y Stephen Hawking

La historia del niño británico que superó en el test de inteligencia a algunas de las mejores mentes de la historia.
Miércoles 12 de julio de 2017

Arnav Sharma el niño genio

 

Los dos físicos y teóricos más grandes de la humanidad, Albert Einstein y Stephen Hawking han sido superados por un niño británico de 11 años de edad cuyo coheficiente mental es de 162 contra 160 de las gigantes mentes de la historia.

 

Arnav Sharma, británico de origen indio, tiene apenas 11 años de edad y dejó atónita a la comunidad por este prolífico resultado.

 

Arnav se presentó al examen de inteligencia sin siquiera haberse preparado, “No había practicado para el test, así que no me sentía tampoco muy nervioso. Mi familia se quedó sorprendida y muy feliz cuando les dije el resultado”, contó el chico en una entrevista.

 

Su madre, Meesha Dhamija Sharma, cuenta cómo desde muy pequeño su hijo desarrolló habilidades especiales. “Con tan solo dos años y medio sabía contar hasta más de 100. Dejé entonces de enseñarle porque cuando te pones a aprender números ya sabes que no hay límites y jamás acabarás”

 

Arnav, es un aficionado a la programación, el bádminton, el piano, la natación, la lectura, el canto y el baile. Con nueve años fue finalista en la competición de jóvenes talentos de tecnología, Tech4good, tras desarrollar un dispositivo capaz de monitorear el asma, utilizando como base del proyecto un microondas, una placa y un sistema de sensores.

 

Arnav Sharma el niño genio

 

El niño posee un conocimiento geográfico espectacular, es capaz de nombrar las capitales de todos los países del mundo.

 

Arnav reconoce que todavía no sabe que quiere ser cuando crezca, aunque su verdadera inclinación es la danza y el canto.

 

El resultado que obtuvo Arnav en el test de coeficiente intelectual le permite ingresar como nuevo miembro en Mensa, la principal asociación internacional de superdotados que reúne a mentes privilegiadas de todas partes del mundo sin tener en cuenta diferencias políticas, religiosas o ideológicas. La misión de esta organización, según sus fundadores, es la de “identificar y promover la inteligencia en beneficio de la humanidad”. Solo quienes obtienen un mínimo de 149 puntos pueden formar parte del selecto grupo.

 

“El examen es muy difícil y no muchas personas lo pasan. De hecho, no se espera que lo superes”, cuenta Arnav al diario británico. El niño se presentó en su centro local con otras seis personas, casi todas ellas adultas, para completar el examen de dos horas y media. “Me gustaría conocer a otros chicos de Mensa porque, seguramente, se parecerán a mí”, confiesa el niño.

 

Por el momento, las mejores escuelas de Reino Unido como el Eton College y la Westminster School, defensoras de un ambiente competitivo, típico de la educación de élite británica, se disputan a este chico para que estudie en sus aulas.