Por decisión propia, algunos bancos pusieron "cepo informal" a la venta de dólares

Si bien en enero de este año el Banco Central levantó todos los límites para la adquisición de billetes verdes por ventanilla, los clientes de algunas entidades bancarias experimentaron recientemente problemas para comprar divisas por "incompatibilidad fiscal".
Lunes 7 de agosto de 2017

Dólares 

Algunos bancos privados impusieron en los últimos días un virtual "cepo" para la adquisición de divisas en mostrador, permitiendo a sus clientes comprar hasta 10.000 dólares por mes.



Si bien en enero de este año el Banco Central levantó todos los límites para la adquisición de billetes verdes por ventanilla, los clientes de algunas entidades bancarias experimentaron recientemente problemas para comprar divisas por "incompatibilidad fiscal".


Las entidades acusan que no tienen la situación impositiva de los potenciales compradores de dólares "compatibilizada" y que "no se puede justificar la cantidad de ingresos para comprar dólares", publicó el diario Ámbito Financiero.



Se trata de casos que, en general, apuntan a comprar cantidades que superan los 10.000 dólares mensuales, un tope informal que acusan algunos bancos, aunque también hay casos por cantidades más bajas de divisas.



El dato central es que, en general, esos argumentos no habían sido esbozados en los meses previos: se trata de explicaciones exclusivas de los bancos, dado que esas entidades no pueden acceder a información de la AFIP porque es confidencial, salvo casos judiciales.


En enero, el Banco Central había informado que ya se podía adquirir dólares en cualquier banco, sin necesidad de ser cliente y por cualquier monto, sólo informando el motivo de la compra de la moneda.



En lo concreto, las entidades financieras mantienen políticas diferenciadas en cuanto a la venta de dólares; algunas suelen "abrir" un legajo cuando los clientes superan un determinado monto para reunir más información.



Eso ocurre ante las eventuales fiscalizaciones de la Unidad de Información Financiera (UIF) y sólo en casos puntuales suelen activar el Reporte de Operaciones Sospechosas.



En el mercado sostienen que sobran dólares, hay oferta para rato, pero también que sube la demanda y que la composición de los depósitos ha cambiado en las últimas semanas.



La dolarización que surge de los últimos datos del Banco Central plantea no pocos interrogantes, sobre todo, del lado de la demanda de billetes.


Según el Balance Cambiario, la compra de billetes físicos en los bancos se mantuvo durante junio en torno a los u$s2.370 millones y sumó así al cierre del primer semestre de este año la friolera de u$s14.241 millones.