River apenas empató con Guaraní pero le alcanzó para avanzar a cuartos

Sin jugar bien, el Millonario igualó 1 a 1 con el conjunto paraguayo pero la ventaja obtenida en Asunción le posibilitó avanzar en el certamen continental. Lucas Alario, la figura del partido, marcó el tanto de los de Gallardo.
Miércoles 9 de agosto de 2017

Festejo de gol de River - Alario (DYN)

River Plate aprovechó ante Guaraní la ventaja obtenida en la ida en Asunción y en el Monumental le alcanzó con un deslucido empate 1-1 para cerrar la serie 3-1 en el global y avanzar a los cuartos de final de la Copa Conmebol Libertadores.

 

En el partido 200 de Marcelo Gallardo como entrenador, el delantero Lucas Alario marcó la igualdad y le dio tranquilidad a un River que no jugó bien y que se notó en sus imprecisiones y cansancio físico que recién regresa de la pretemporada.

 

River chocará en cuartos de final con el vencedor de la llave entre Atlético Mineiro y Jorge Wilsterman, que mañana definirán la serie en Brasil, que tiene arriba 1-0 a los bolivianos.

 

Pese a estar arriba en la eliminatoria, River arrancó el cotejo tomando el protagonismo y con su nuevo esquema, con la inclusión de Enzo Pérez, optó por una mayor tenencia y disponer de variantes a la hora de atacar.

 

En el amanecer del encuentro lo perdió Alario, tras un centro rasante desde la izquierda de Gonzalo Martínez, quien más tarde tuvo una chance con un disparo que fue muy bien sacado por el arquero paraguayo.

 

Aunque a veces se lo notó apurado, y sin lucidez a la hora de la puntada final, River fue más ambicioso que un Guarani que sólo apostó a una corrida del argentino Cristian Chávez o en acertar algún envío en una acción originada con pelota parada.

 

Después de perderse escenas claras, como la Ignacio Fernández a los 36 frente al arco, Guaraní iba a dar la sorpresa en el adicionado del juego con un cabezazo de Marcelo Palau, quien llegó por el fondo y capitalizó un envío que había sido tocado levemente por el arquero Germán Lux, luego de un bombazo del uruguayo Hernán Rodrigo López.

 

En el comienzo del segundo período, Alario desperdició el empate al desviar un remate por arriba del travesaño, pero a los 5 se paralizaron los corazones en el Monumental porque Chávez desperdició un mano a mano ante Lux, tras una caída de Jonatan Maidana.

 

En la réplica, Alario le bajó la pelota a Nacho Fernández, el ex Gimnasia llegó en posición clara de gol, pero el guardavalla le ahogó el gritó sacando el balón al córner. De ese tiro de esquina, ejecutado por Martínez, y luego de ensuciarse la jugada con varios rebotes dentro del área, fue Alario quien definió para anotar el tranquilizante 1-1.

 

A partir de entonces River siguió con el control de la pelota, desaprovechó chances y con poco Guaraní lo metió contra su arco, aunque al equipo visitante le faltó pimienta en los últimos metros para conseguir un nuevo gol y mantenerse vivo en la serie.

 

River terminó celebrando, aunque sabe que para alimentar su sueño de campeón debe mejorar y mucho porque se le vendrán adversarios cada vez más exigentes.