Doble femicidio de Brandsen: asesinadas por USD 4.000

Un sospechoso fue detenido por personal de la Policía provincial acusado de cometer el doble femicidio de María Legarreta, de 80 años, y su hija Fernanda Fiordelli, de 43, quienes fueron halladas muertas el pasado 10 de agosto.
Miércoles 16 de agosto de 2017

Doble femicidio en Brandsen


Alberto Ismael Padrón, de 43 años, quien había mantenido una relación amorosa con la menor de las víctimas y arrastraría na deuda económica con ella, fue detenido acusado del doble femicidio.


Las dos mujeres fueron halladas asesinadas la semana pasada en su casa, ubicada en la Ruta 215 y la calle Rivadavia, de la ciudad bonaerense de Coronel Brandsen.


Ambas mujeres fueron halladas degolladas, por lo que los policías comenzaron a investigar el círculo familiar e íntimo de las dos, pero sobre todo de la más chica de las víctimas.


Fue así que se pudo individualizar a un sospechoso con el que Fiordelli había mantenido una relación amorosa, por lo que los uniformados pidieron una orden de allanamiento y la posterior detención del sujeto.


En la vivienda del sujeto, los policías incautaron 4.870 dolares, 5000 pesos, un nextel y equipo de ropa de trabajo del sospechoso con partículas posiblemente de sangre, que serán analizadas para determinar si corresponde a alguna de las víctimas.


Durante la investigación periciaron el teléfono de la víctima más chica y ahí se pudo establecer que la última llamada se registró el 7 de agosto pasado por la tarde, momento en el que se habrían producido ambos crímenes -las hallaron tres días después-.


Según relataron testigos, Padrón tenía una importante deuda con Fiordelli y ambos habrían acordado el mismo día que ella lo pasaría a buscar por su lugar de trabajo en La Plata y lo llevaría a su domicilio, donde le haría entrega del dinero.


Las mujeres fueron encontradas por una sobrina de la anciana que intentó comunicarse con ella por teléfono y al no obtener respuesta fue a la casa de ambas y en la puerta vio estacionado el automóvil de la menor de ellas.


Como tampoco fueron atendidos sus timbrazos a la puerta de la vivienda, la mujer decidió dar aviso a la Policía. Fue en ese entonces que efectivos de la seccional de Brandsen arribaron al lugar tras recibir la llamada y entraron a la casa, ya que la puerta de acceso estaba sin llave.


Una vez dentro, los efectivos encontraron muerta a Legarreta, tendida en el suelo del living, y a Fiorelli, en el baño y con su cabeza y un brazo sobre el inodoro desangrada.