¿Cómo se preparó San Martín para el Cruce de los Andes?

Hace 200 años el general José de San Martín estuvo al frente de una proeza única que duró 21 días junto al Ejército de los Andes cuando atravesaron más de 500 kilómetros de montañas. Un relato heroico de cómo fue esta historia que tanto nos enorgullece.
Jueves 17 de agosto de 2017

José de San Martín

Fue hace mucho tiempo pero parece tan lejano que ese cruce sería imposible hoy sin contar con tecnología para realizarlo. En 1814, José de San Martín preparó en Mendoza un ejército pequeño y bien disciplinado para cruzar a Chile y acabar allí con los godos. El proyecto contemplaba el recorrido hacia Chile de seis columnas con objetivos diferentes: algunos debían liberar provincias, otras confundir al enemigo, y por supuesto una de ellas iba a liderar el ataque principal para ocupar la capital chilena. El secreto era otro de los elementos esenciales del plan ya que solo San Martín y unos pocos allegados sabían cuáles eran los pasos a seguir.

 

MENDOZA EDUCADA Y CON SALUD

San Martín encontró una Mendoza pobre y con escaso nivel de escolaridad y una de sus primeras medidas fue el recorte presupuestario en todas las áreas, excepto la de educación. Allí estableció distintos impuestos según los bienes personales. Como gobernador impuso la vacuna antivariólica, fundó una biblioteca pública y el primer colegio secundario, fomentó la industria y embelleció la ciudad. Semanas después de esas medidas instaló su campamento militar en El Plumerillo. San Martín apenas contaba con 30 soldados y 900 milicianos; para formar el Ejército de los Andes ordenó el reclutamiento de todos los varones cuyanos entre 14 y 45 años, así logró alistar a 3778 soldados, 1392 auxiliares.

Cruce de los Andes San Martín

 LA PREPARACIÓN 

El entrenamiento militar duraba ocho horas, cuando terminaba los hombres debían preparar sus armas, monturas y arreglar su ropa. Para fabricar las armas se precisaba mucho hierro. Los vecinos donaron caños, rejas, cadenas y hasta ollas, también se fundieron las campanas de la mayoría de las iglesias. Creo también una veterinaria para atender a los animales que irían al cruce. Como en la alta montaña no había leña se transportaron algunas cargas de ramas, para entrar en calor se quemaba bosta y de noche no se encendían fogatas para no alertar al enemigo.

José de San Martín Cruce de los Andes

 EL ALIMENTO

La comida básica era el guiso "valdiviano" con charqui (carne seca), grasa, sal, ají y cebolla cruda, y se les entregaba un poco de vino y aguardiente para apaciguar el cansancio y el frío.

Cruce de los Andes San Martín

 

Las imágenes del Cruce de los Andes están disponibles en la plataforma de Google Street View, que permite recrear la travesía que el general José de San Martín.