Milagro Sala irá a un nuevo juicio oral por amenazas a policías

La dirigente de la Tupac Amaru, que goza de prisión domiciliaria por otra causa, ahora enfrentará un nuevo proceso.
Miércoles 23 de agosto de 2017

Milagro SalaLa militante social Milagro Sala fue notificada del inicio, el 6 de setiembre próximo, de un nuevo juicio oral en su contra en una causa por supuestas amenazas contra personal policial ocurridas en 2014, según informó la defensa de la dirigente de la agrupación Tupac Amaru. 



Sala fue notificada el último miércoles por el juez Antonio Llermanos, del Tribunal Oral en lo Criminal N 2, en el Penal de Mujeres de Alto Comedero, de acuerdo con un comunicado de prensa difundido por la organización social. 



La citación a audiencias se dispuso para los días 6, 7, 14 y 15 de septiembre, aunque quedan pendientes de resolución nulidades presentadas por la defensa, según manifestaron en el escrito.



La investigación en curso, parte de una denuncia formulada por personal policial que cumplía funciones en la Comisaría Seccional 56 del barrio Alto Comedero- Unidad Regional 7 -, que habría sido amenazado por Sala el 13 de octubre de 2014.


En esa oportunidad los uniformados acusaron ante la justicia que la dirigente amenazó con "poner una bomba" en la comisaria y "hacer volar a todos", razón por la cual la dirigente quedó imputada por el delito de "amenazas".



La causa se conoce como "el caso de las bombachas" y se originó cuando la hija de María Molina, integrante de la Tupac Amaru y cercana a Milagro Sala, fue a pasear a una feria y se encontró con un puesto que estaba vendiendo ropa que le habían robado a su madre en su casa, según detallaron desde la defensa de la dirigente.



Molina había presentado en agosto de ese año una denuncia por la sustracción de su cartera con las llaves de su domicilio que luego fue robado sin haberse violado la cerradura.



Siempre de acuerdo a la versión acreditada en el comunicado difundido por la Tupac Amaru, la policía se hizo presente dos horas después de haber recibido el llamado de una de las partes y detuvieron a la vendedora y a Belén Vargas, la hija de María. A los pocos minutos los oficiales liberaron a la acusada, pero dejaron demorada a Vargas.


En ese contexto es que la dirigente social habría llamado para amenazarlos, cuestión que se debatirá en las audiencias convocadas para las primeras semanas de setiembre.