Originó el #NiunaMenos: Chiara Páez, condenan a 21 años a su novio

El novio de Chiara Páez, la joven de 14 años asesinada en mayo de 2015 en la localidad santafecina de Rufino, fue condenado a 21 años de prisión por el asesinato.
Viernes 8 de septiembre de 2017

Chiara Páez

La chica de 14 años estaba embaraza de dos meses. Su novio la mató con la complicidad de su familia y este viernes lo condenaron a 21 años de prisión.


Así lo resolvió en las últimas horas el Juez de Menores Javier Prado, quien le impuso la pena luego de que el joven fuera declarado culpable de femicidio el pasado 10 de agosto.


Chiara Páez tenía 14 años y estaba embarazada de dos meses, cuando el joven ahora condenado, y que era menor de edad al momento del hecho, la asesinó en su casa.


Tras conocerse la pena dictada por la justicia, el padre de la víctima escribió en su perfil de Facebook: "21 años le dieron a uno de los asesinos de Chiara, el juez de menores lo sentenció".


Y continuó: "ahora espero que los jueces de la causa de mayores actúen con el mismo criterio y manden a la cárcel a los los cuatros asesinos que estaban esa noche en la casa y algún castigo ejemplar a los que ayudaron de afuera a tapar todo lo macabro que sucedió esa noche y que sufran lo que estamos sufriendo toda la familia y amigos ¡Justicia por Chiara! Todavía falta".


El pasado 10 de agosto el juez penal Adrián Godoy resolvió declarar al joven autor penalmente responsable del delito de homicidio calificado por femicidio y no por el vínculo.


Esa resolución fue apelada por el fiscal de la causa, Eduardo Lago, que pretende que el joven sea responsabilizado por el agravante del vínculo.


Ahora la causa será elevada a la Cámara Penal, mientras que el fiscal de Rufino, Mauricio Clavero, continúa investigando a la familia del joven condenado por su posible participación en el hecho.

 

El cuerpo de Chiara Paéz fue encontrado enterrado el 10 de mayo de 2015 en el patio de la casa de la familia del novio, en la que también vivían sus abuelos, su madre y la pareja de ésta.


Antes del hallazgo del cuerpo, el novio de la víctima fue a ver a su padre biológico y se confesó como autor del crimen, pero la hipótesis judicial es que la mamá y su pareja fueron partícipes del crimen.


Según se pudo probar durante la investigación, la chica sufrió un corte en el cuello producido con un cuchillo y varios golpes en la cabeza.


El crimen de Chiara fue el caso de femicidio que dio origen a las marchas contra la violencia de género bajo la consiga "Ni Una Menos".