Inhumano pedido de un gerente a sus empleados ante la llegada del Huracán

El encargado prohibió a sus empleados que evacuen 24 horas antes de la llegada de Irma.
Martes 12 de septiembre de 2017

Pizza Hut

 

Con un memo colgado en la pizarra, el gerente del local de Pizza hut, instó a los empleados que no podían evacuar la zona hasta un día antes de la llegada del huracán Irma.


La notificación causó la furia, desprecio, decepción y vergueza de los trabajadores del comercio, ubicado en Jacksonville, una de las ciudades que mayor impacto recibiera por parte del fenómeno metereológico. El gerente, además, amenazó con sanciones disciplinarias a quienen no cumplieran con los turnos previstos en horas de evacuación.


“La falta en estos turnos, independientemente de la razón, se considerará una no llamada y quedará registrado. Después de la tormenta, necesitamos que todo el equipo esté disponible para restaurar el local y servir a la comunidad cuando lo necesitan”, decía en uno de los párrafos.


El pedido de evacuar tan sólo 24 horas antes de la llegada de Irma era una contradicción absoluta con las recomendaciones de las propias autoridades del estado de la Florida que pedían que lo hicieran mucho antes de esa fecha, teniendo en cuenta la gasolina, el tráfico y otras eventualidades.

 

Carta de gerente de Pizza Hut a sus empleados

 

De inmediato, uno de los empleados tomó una fotografía del memo, la compartió y se viralizó de inmediato. En las redes sociales la furia fue inmediata. “Vergüenza”, fue la palabra más repetida entre los usuarios que pudieron leer la inhumana carta.

 

Desde Pizza Hut emitieron un comunicado intentando desligarse de la acción de ese gerente en Jacksonville, Florida. “Nosotros en absoluto tenemos una política que dicte cuando los equipos pueden evacuar o retornar de un desastre, y el gerente que posteó esa carta no siguió los lineamientos de la compañía. También podemos confirmar que la franquicia local se ha dirigido sobre la situación con el gerente envuelto”.

 

Cabe destacar, que el trabajo de quienes operan en cadenas de restaurantes de comida rápida es bastante precario. Y muchos temen quedarse sin empleo si toman una decisión “desacertada”.