AUSA y Gobierno: acuerdo sindical para eliminar barreras de peajes

La empresa AUSA, llegó a un acuerdo con el Sindicato de Empleados de Comercio para implementar el sistema de "flujo libre", que prevé la eliminación de las cabinas de peajes y su reemplazo por tecnología que leerá las patentes de los vehículos.
Miércoles 20 de septiembre de 2017

Peajes

La empresa AUSA, que gestiona la red de autopistas de capital, acordó este miércoles con el Sindicato de Empleados de Comercio implementar el sistema de "flujo libre", que prevé la eliminación de las cabinas de peajes y su reemplazo por tecnología que leerá las patentes de los vehículos.


Desde la empresa -propiedad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires- estimaron que el proceso de eliminación de cabinas demandará unos cuatro años.


Este acuerdo "significa el primero en la red de autopistas del país, e implica un compromiso por parte de la empresa y el sindicato a transitar juntos el camino hacia la modernización y la mejora en la circulación por las vías rápidas de la Ciudad", destacó en un comunicado la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio de la Ciudad.


Según se informó, Autopistas Urbanas (AUSA) capacitará junto al sindicato a los empleados actualmente dedicados directa o indirectamente al cobro de peaje, para garantizar su continuidad laboral, de acuerdo con la información oficial.


El "flujo libre" es un sistema que, mediante la instalación de pórticos de lectura automática de patentes, permite a los vehículos circular sin necesidad de detener su marcha, "mejorando la fluidez de la circulación, las seguridad vial en la traza y las condiciones de trabajo de los empleados", resaltó el Gobierno porteño.


El propósito del proyecto es el de reducir las congestiones que se registran en hora pico y además aporta una mejora significativa en cuanto al impacto medioambiental generado por la utilización de autopistas.


Trascendió en los últimos días, que el gobierno prepara un nuevo esquema para las rutas nacionales que tienen peaje, con el objetivo de eliminar la mitad de las cabinas hasta que se terminen las obras. De las 50 cabinas que existen en las rutas nacionales, quedarán
entre 24 y 26.