Los narcos gendarmes: un escándalo con pedido de 20 años de prisión

El periodista de Canal 26, Andrés Klipphan, realizó un exhaustivo sobre una importante banda narco, que ingresó casi una tonelada de cocaína al país. Repasá todos los detalles en el interior de la nota.
Sábado 23 de septiembre de 2017

Gendarmería - banda de gendarmes narcos

El periodista de Canal 26, Andrés Klipphan, realizó un exhaustivo sobre una importante banda narco, que ingresó casi una tonelada de cocaína al país.

 

La banda de los gendarmes narco estaba compuesta por uniformados verdes, hoy prófugos de la justicia, y civiles sometidos a juicio oral y público en Salta.

 

Los narcogendarmes ese 19 de junio a las 16:30 de la tarde terminaron detenidos, muy posiblemente, por pequeños detalles producto del exceso de confianza e impunidad con la que se conducían y el presunto poder que influían los líderes de la organización criminal internacional que nunca fue investigada y está intacta.

 

Ocultaron unos 966 kilos de cocaína en el doble techo del utilitario Renault, chapa alfa numérica JZL 002. Eran 933 ladrillos de droga prensados y envueltos en ocho colores a través de los cuales se identificaba a cada uno de los clientes radicados en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

Para disimular el doble techo con la droga y la diferencia de pintura blanca utilizada en la refacción, los gendarmes y la hermana del "transportador", compraron cientos de prendas nuevas en las ferias de Yacuiba.

 

La ropa apilada ocupaba todo el espacio del utilitario y llegaba hasta la cúpula de la camioneta. Ese fue uno de los factores que llamó la atención del gendarme Oviedo que había detenido la marcha del Renault, sin sospechar que estaba a punto de apresar a un colega que, seis años después, es decir en este septiembre de 2017, está a punto de ser condenado a 20 años de prisión. Eso dependerá de la decisión del Tribunal Oral Federal salteño que en las últimas horas escuchó con atención el duro alegato del fiscal federal Carlos Amad.

 

Más tarde se comprobaría que la camioneta había sido adquirida por el suegro de otro integrante de la organización, tres meses antes de ser remodelada como vehículo mula.

 

En cuanto Oviedo movió las prendas de lugar, quedó a la vista los remiendos en el doble techo de la camioneta. De inmediato se dio intervención al juez federal de Orán, Raúl Reynoso, quien a las pocas horas anunciaría que había realizado uno de los decomisos más importantes de cocaína de ese 2011. La detención de los narcogendarmes fue para el magistrado otra causa que utilizaría para solicitar dádivas a cambio de la libertad de los narcos detenidos y favorecer su situación procesal.

 

Tanto fue así, que el ahora ex juez, sometido a juicio oral por los delitos cometidos durante el ejercicio de su profesión, dejó en libertad a todos los integrantes de la banda de los gendarmes, razón por la cual hay dos prófugos y, realizó una pésima instrucción. De hecho, acusó a varios de ellos de lavado de dinero y enriquecimiento ilegal, sin antes haber acreditado un ilícito preexistente por lo cual fueron desvinculados del expediente.

 

En su reciente exposición ante el tribunal federal salteño, el fiscal Amad fue implacable: calificó de Vergonzosa la instrucción de Reynoso y recordó que para favorecer a varios de los imputados -que quedarán absueltos en el juicio- Reynoso, a través de terceros, habría recibido a modo de "dádiva" una finca que pertenecía a Pablo Raúl Vera, uno de los detenidos por el tráfico de cocaína. El inmueble fue transferido a nombre de la pareja del abogado defensor de Vera, René Gómez.

 

Esa propiedad, un año después, y un mes antes del sobreseimiento de Vera en la causa dictada por el mismo juez Reynoso, es transferida a Rosalía Candelaria Aparicio, hermana de César Aparicio, empleado del juzgado federal de Orán, que estaba a cargo de Reynoso, y que ahora también son sometidos a juicio por formar parte de la banda mafiosa liderada por el magistrado que beneficiaba a los criminales.