El precio del petróleo alcanzó su mayor nivel desde 2015

Los productores coinciden en que el mercado está recuperando equilibrio.
Lunes 25 de septiembre de 2017

 Precio petróleo

 

Los precios del crudo tocaron su máximo en más de dos años, después de que grandes productores coincidieron que el mercado global está en camino al reequilibrio, mientras que Turquía amenazó con cortar el flujo petrolero desde la región del Kurdistán iraquí hacia sus puertos.

 

El crudo del tipo de referencia West Texas Intermediate (WTI) trepa 3,07 por ciento, a 52,22 dólares el barril de 159 litros en el Nymex, su nivel más alto en cinco meses.

 

En Londres, en tanto, el Brent para entrega en noviembre cerró en el mercado de futuros con un salto de 3,80%, hasta los u$s 59,02 el barril, su máximo nivel desde noviembre de 2015.

 

El petróleo de referencia en EE.UU. cerró así por encima de la barrera psicológica de los u$s 52 y terminó en su nivel más alto desde el pasado 18 de abril.

 

Los analistas atribuyeron la fuerte suba del llamado ‘oro negro‘ al aumento de la demanda de crudo y a la expectativa de un nuevo recorte de la producción de los países productores.

 

La semana pasada el comité de vigilancia del recorte de la oferta petrolera de la OPEP y otros productores, como Rusia, vigente desde principios de año, aseguró que el mercado se está equilibrando.

 

En este contexto, el barril referencial de la OPEP encadenó hoy nueve apreciaciones consecutivas, reafirmándose en el nivel más alto desde mediados de 2015, hasta los 54,84 dólares.

 

Precio petróleo

 

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la sesión en el International Exchange Futures con una fuerte subida de u$s 2,16 respecto a la última negociación, cuando acabó en u$s 56,86.

 

El Brent alcanzó su valor máximo desde el 4 de noviembre de 2015, cuando cotizó a u$s 59,26, en un ambiente de optimismo entre los inversores, que prevén que los países productores prorrogarán las restricciones a sus cuotas de producción.

 

Por otro lado, Turquía afirmó que podría cortar los oleoductos que transportan el crudo desde el norte de Irak al mercado global, agregando presión sobre la región autónoma kurda por su referendo de independencia.

 

El gobierno iraquí no reconoce la votación y pidió a los países extranjeros que dejen de importar petróleo kurdo.

 

"Si el boicot tiene éxito, dejarían de llegar cada día al mercado unos 500.000 barriles de crudo", destacó Commerzbank en una nota.