Padre Mazzeo: "No creo que necesiten plata para comer, quieren comprar algo más"

Su caso conmovió a la opinión pública. Se trata del padre Pedro Eugenio Mazzeo, quien fue asaltado 5 veces en menos de 1 años en su iglesia en González Catán. Harto de los robos, colgó un curioso pasacalles con un pedido a los delincuentes.
Miércoles 4 de octubre de 2017

Pasacalles en iglesia

 

El Padre Pedro Eugenio Mazzeo es cura párroco de la iglesia de Nuestra Señora de Cacupé, en la localidad bonaerense de González Catán, en el partido de La Matanza y se hizo notorio por estas horas por haberse cansado de ser víctima de numerosos robos, dado lo cual tomó una curiosa determinación: colgó un pasacalles frente a su iglesia, invitando a los ladrones a recibir la comida que se ofrece en el templo a cambio de que dejen en paz al comedor solidario que allí funciona.

 

"Señores LADRONES: es la quinta vez que nos roban en menos de 1 año. EL TRATO ES ESTE: la parroquia les da comida y ustedes la dejan cocinar en paz" Padre Eugenio. Así reza el cartel con el desesperado pedido del religioso.

 

Su historia llegó hasta Radio Latina 101.1, donde fue entrevistado por Paulino Rodrígues en su programa "En formato Paulino".

 

"Estoy harto de los robos y allí lo dice en el pasacalles, me robaron 5 veces en 1 año", comenzó relatando el sacerdote.

 

Consultado sobre los objetos que le robaban, el padre Mazzeo dijo: "Primero rompían todo, lo cual no es menor, porque después hay que comprar una puerta o una reja y eso es mucha plata". Y continuó: "Yo no creo que necesiten comida, creo que su intención es la plata para comprar 'algo más', porque nosotros tenemos un comedor solidario y les damos la comida", aseguró el religioso.

 

 

Respecto del pasacalles que mandó colgar frente al templo, Mazzeo aseguró que "esto está hecho con un poco de humor y es reflejo de la calentura que me agarró, pero estoy seguro que nosotros podemos ayudar a los chicos con atención psicológica y espiritual para que salgan de la droga".

 

Tras relatar los hechos de robo de los que fue víctima reiteradamente, el padre Mazzeo sostuvo que "todavía queda mucho por arruinar", haciendo referencia a que las cosas todavía pueden empeorar respecto de la cuestión de la inseguridad.

 

"Hay un montón de medidas que se pueden tomar (por la seguridad) sin gran esfuerzo", sostuvo muy dolido el padre Mazzeo.

 

Sin embargo, aún tenía más para sorprender y conmover con sus declaraciones. Dijo Mazzeo: "Yo trato de conservar la fe, de no perderla. Quiero creer".