OCA: quiebra y traspaso para salvar 7 mil empleos en plena campaña

Tras recuperar OCA, Patricio Farcuh anunció el traspaso de la operación a dos nuevas firmas y el virtual vaciamiento de la empresa madre. Apoyo de Camioneros y Gobierno. Operativo rescate contrarreloj.
Lunes 16 de octubre de 2017

Patricio Farcuh y Andrés Ibarra - OCA

 

Con el tiempo justo, así el Gobierno Nacional negocia con la empresa OCA, la más grande empresa postal privada de la Argentina, y con Hugo Moyano, una especie de vaciamiento al que se ha llegado de manera consensuada, el envío a la quiebra de la compañía y la absorción del personal por parte de dos sociedades anónimas para evitar una crisis terminal en plena campaña electoral con riesgo de pérdida de trabajo para más de siete mil afiliados al sindicato de Camioneros.

 

La maniobra intenta salvaguardar la operación de la empresa de los embargos y bloqueos aplicados por la AFIP en medio de las acusaciones cruzadas entre ex y actuales gerenciadores.

 

OCA regresó en mayo pasado a manos de su actual propietario, Patricio Farcuh, tras haber estado sujeta a una intervención de facto que había iniciado a fin del año pasado Moyano con gremialistas y exdirectivos de la compañía. Desde entonces, y con deudas pre y posconcursales que se calculan por encima de los 2.500 millones de pesos, Farcuh aceleró el traspaso de unos 3.200 empleados a OCA
Logística SA y de otros 3.700 a OCA Postal SA, ambas firmas creadas a ese efecto.

 

La gestión -casi secreta- se retomó luego de que el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) pasara a mitad de año a manos del Ministerio de Modernización, a cargo de Andrés Ibarra, tras estar en el área que dependía de Oscar Aguad, hoy al frente de Defensa.

 

Moyano, que rivalizó por meses con Farcuh y se reunió en varias oportunidades con el titular de la AFIP, Alberto Abad, para sondear una renegociación de las deudas de la empresa, aceptó el retorno de Farcuh y se allanó a las nuevas gestiones. De hecho prestó su aval implícito al traspaso de los empleados a las nuevas empresas bajo el compromiso de que se les mantuviera la antigüedad y las condiciones de trabajo.

 

Denuncia:

En un comunicado interno que Farcuh mandó hacia el fin de la semana a sus subalternos, y a la que tuvo acceso este diario, el directivo del controlante Grupo Rhuo hizo saber su decisión de iniciar las actividades desde noviembre bajo las nuevas empresas, OCA Logística y OCA Postal, lo que necesariamente implicará el envío a la quiebra de OCA SRL. En un correo electrónico el ejecutivo denunció que durante su denunciada ausencia obligada de la compañía se habría generado "un vaciamiento por administración fraudulenta y falsificación de firmas" de 721.210.761 pesos, e "imputaciones contables falsas" por $ 292.937.395, lo que a su juicio totaliza más de mil millones de pesos "de vaciamiento durante la administración de hecho".

 

Deudas:

Dicho de otro modo, el directivo de la empresa dio a conocer que eludiría responsabilidades por ese quebranto. Al mismo tiempo informó que la AFIP retiene en su cuenta 527 millones de pesos; que entre embargos de bancos y clientes suman otros 1.357.569.217 pesos, y que existe una deuda posconcursal de más de 700 millones de pesos que darían, a favor de OCA, un total de 1.184.400.078 pesos. Sobre esa cuenta, estudian cerca de Farcuh, la empresa podría afrontar el pago de salarios de octubre y parte de la operación con la expectativa, siempre y cuando la AFIP y Modernización aceptasen reencaminar las negociaciones, de un levantamiento de los embargos y de los bloqueos
financieros.