Elecciones 2017: la economía en crecimiento pero el empleo no se recupera

El Gobierno llega a las elecciones de medio tiempo en medio del crecimiento de la economía y a la espera de inversiones, pero con muchas complicaciones en cuanto a lo laboral.
Domingo 22 de octubre de 2017

Elecciones 2017 - Economía

De cara a las elecciones de medio tiempo, la mayoría de las actividades muestran ahora signos de recuperación y algunas crecen a toda marcha. El agro y la construcción fueron las primeras en arrancar. Buena parte de la industria produce y tiene perspectivas de inversión. Los bancos prestan dinero para créditos personales e hipotecarios, pero también para proyectos productivos. El empleo privado dejó de caer, aunque sigue estancado. Y la inflación no cede.

 

La construcción es la estrella de la recuperación, con un crecimiento del 13% anual en agosto y una expansión acumulada del 9,5 por ciento en lo que va del año. La obra pública fue el motor de la economía, con despachos de asfalto y otros insumos en niveles récord. Los proyectos del sector privado también se despertaron. Lo confirmó Facundo Velazco, responsable de Asuntos Externos de Acindar, que abastece de insumos a los constructores: "En la segunda mitad del año tracciona también la obra privada", dijo.

 

La agricultura y la ganadería fueron las primeras actividades en arrancar, beneficiadas por la apertura de mercados y la rebaja de retenciones que implementó la administración Mauricio Macri ni bien asumió. Según los últimos datos del Indec, la expansión en el segundo trimestre del año fue del 4,9 por ciento anual. Los vendedores de granos confirman la mayor demanda, tanto de soja como de maíz, trigo y otros cultivos. La producción de hacienda también es mayor. Aunque las inundaciones afectaron la zona núcleo y complicaron, sobre todo, a la lechería. Y muchas economías regionales afrontan problemas de competitividad por la apreciación cambiaria y costos altos. "Las economías regionales pasan un momento difícil", lamentó Carlos Herminio Blaquier, presidente de la azucarera Ledesma.

 

Los bancos ven cómo se reconvierte el negocio. Si ganaban mucha plata con la inflación, ahora deberán enfocarse en prestar más y mejor. El crédito hipotecario crece a un ritmo superior al 76 por ciento anual y el stock de préstamos roza los $ 100.000 millones. También se recuperaron los préstamos prendarios y personales, que apuntalan las compras de automóviles y bienes de consumo. Y ahora se sumó el financiamiento a compañías. "Hay un crecimiento de la financiación a empresas, a pymes. Es algo que ha despegado con mucha fuerza", dijo Martín Zarich, presidente del banco BBVA Francés. "Empiezan a aparecer proyectos para financiar. Hay consultas permanentes", relató.

 

La industria, que venía más rezagada, empezó a notar la recuperación. La actividad manufacturera registró en agosto el cuarto mes de crecimiento consecutivo (3,4%, según la Unión Industrial Argentina; 5,1%, para el Indec). La producción automotriz -gracias a la recuperación brasileña y la incipiente apertura de nuevos mercados- y la fabricación de insumos para la construcción lideran la expansión. El rubro textil, sin embargo, no detiene su caída y acumula un retroceso del 12,4% interanual en el año, con destrucción de puestos de trabajo y reemplazo de producción local por prendas importadas.

 

El consumo mostraba señales de mejoría y eso ahora se ve reflejado en los informes de supermercados y centros de compra del Indec, que arrojaron números positivos por primera vez en diecinueve meses, con crecimientos interanuales de 1,2 por ciento cada uno para agosto. No todo es alivio. Las grandes tiendas de electrodomésticos ven que sus ventas caen. En parte, por un cambio en la mentalidad del consumidor de ingresos medios, que se vuelca a ahorrar.

 

"La mejora del consumo resulta notoria", destacó la consultora Abeceb. "Las ventas de autos usados en la Tercera Sección (del Conurbano) crecieron 21% interanual durante el tercer trimestre (julio a septiembre), mientras que el consumo de combustibles aumentó el 10% en la misma comparación", añadió. "Esto se explica en buena medida por la recuperación de los ingresos reales, en un marco de desaceleración de la inflación. Pero también por la apuesta oficial por el crédito", agregó. El Gobierno, a través de la ANSES, otorgó préstamos blandos que dinamizaron el consumo de los sectores populares.

 

Empresarios de distintos sectores relatan planes de inversión en curso y los volúmenes de desembolsos crecen. Sin embargo, la gran mayoría de los ingresos de capital desde el exterior se destinan a aprovechar los jugosos rendimientos del mercado financiero. De todos modos, esa mejoría en los niveles de actividad e inversión no repercute en el empleo.