Pepito, El Miserable

Pepito Echegaray salió de su guarida portando un revolver calibre 38. Mirando de reojo, con el ceño fruncido y el mentón casi pegado al esternón...
Miércoles 8 de noviembre de 2017

José Edgardo Echegaray - Pepito - caso Abril Bogado

Pepito Echegaray salió de su guarida portando un revolver calibre 38. Mirando de reojo, con el ceño fruncido y el mentón casi pegado al esternón.

 

Sabía que el arma estaba cargada. Sabía que funcionaba normalmente y era apta para el disparo. Sabía que iba a robar, y sabía también que estaba dispuesto a matar.

 

La madrugada se presentaba cálida, la luna alumbraba las calles de Ringuelet, no había nubes ni viento.

 

El Miserable caminaba por las calles del barrio de clase media.

 

Pepito El Miserable, era uno más de aquellos forajidos que merodean las calles del Conurbano. Un componente más de la jauría de degenerados. Uno más de aquellas bandas de depravados sociales. Un marginal por elección.

 

 

Un reincidente de delitos graves. Un ex presidiario con desprecio feroz y despiadado hacia la vida humana. Un miserable de manual. Un psicópata delictivo con nomenclador común.

 

La familia Bogado llegaba a su casa, venía de un casamiento.

 

Arma en mano y martillada, Pepito El Miserable abordó a la familia en la vereda de la casa.

 

Intentó robar el auto de los Bagado pero no llegó a lograrlo, por circunstancias ajenas a su voluntad.

 

Ante ese escenario de frustración, Pepito El Miserable, disparó el arma.

 

¿Por qué disparó Pepito El Miserable? Por cabrón. Por malvado. Pero fundamentalmente por despecho, es decir por la bronca que le produjo no haber podido apoderarse del vehículo, y en ese disparó se fue la vida de Abril.

 

El miserable de Pepito Echegaray será condenado a prisión perpetua. Ojalá la sentencia judicial contenga alguno de los conceptos escritos en esta nota.

Marcha justicia por Abril Bogado

 

Hugo Lopez Carribero

Abogado Penalista

Director del Instituto de Derecho Penal

Colegio de Abogados La Matanza

 

*INVITADO DEL DÍA DE DIARIO 26