Brutal ataque a portera de una escuela: dictaron “perimetral” a padres

Los agresores no podrán llevar o retirar a su hijo. Lo decidió el juez tras la agresión que recibió una mujer de 30 años.
Martes 14 de noviembre de 2017

Escuela 5 de Benavídez

La portera de un colegio de la localidad bonaerense de Benavidez, partido de Tigre, fue salvajemente golpeada por los padres de un alumno, en un incidente registrado a la vista de varios chicos que concurren al establecimiento.

 

Por la agresión, la pareja fue denunciada penalmente por el intendente de Tigre, Julio Zamora, y podría recibir un arresto de hasta 60 días.

 

El violento episodio ocurrió el viernes pasado en la escuela N°5 de Benavidez y fue registrado por los teléfonos celulares de al menos dos testigos.

 

Como consecuencia de la brutal agresión, la mujer -que estaría embarazada- quedó inconsciente y debió recibir atención médica.

 

Las imágenes registradas por los testigos muestran la violencia del episodio y del pánico que generó no sólo entre los alumnos del colegio, sino también entre los propios docentes.

 

"Llamen a la Policía", se escucha en ambos registros, ante la brutal agresión de la que fue blanco Miriam Rivero, portera del establecimiento, en manos de Marcelo Lobo y Juana González, padres de un alumno del colegio.

 

De acuerdo con lo relatado por testigos del hecho, Rivero cumplía sus funciones dentro de la escuela cuando un alumno ingresó al establecimiento estando cerrada la entrada, por lo que le llamó la atención.

 

La madre del chico le reclamó entonces su actitud a la portera y luego volvió al lugar acompañada de su pareja.

 

En ese momento, ambos increparon a la mujer y la agredieron físicamente, acusándola de haber maltratado a al niño.

 

Ante esta situación, una maestra y un profesor intervinieron para separarlos durante la golpiza.

 

El domingo el intendente Zamora informó que ya presentó una denuncia penal por las agresiones y, de acuerdo a la ley provincial Nro. 14.898, los atacantes podrían recibir un arresto de hasta 30 días, pudiendo agravarse hasta 60 días por la presencia de alumnos.

 

"Los hechos constituyen no sólo una ofensa al sistema educativo, sino que también afectan a los trabajadores docentes y a toda la sociedad en su conjunto, al tratarse de conductas violentas que vulneran los principios de convivencia social básicos", indicó Zamora en los considerandos de la denuncia.

 

Asimismo, el jefe comunal dijo a través del escrito: "Los hechos que venimos a denunciar, van a contramano de un sistema educativo de calidad".