ARA San Juan: Macri recibió con "dolor y preocupación" las noticias del submarino

El presidente Mauricio recibió con "dolor y preocupación" las novedades en la búsqueda del submarino ARA San Juan, aunque en el Gobierno pidieron "no iniciar una caza de brujas" por las responsabilidades del hecho.
Jueves 23 de noviembre de 2017

Reunión de Macri y la Armada sobre el ARA San Juan (NA)

Este jueves, el presidente de la Nación Mauricio Macri, recibió con "dolor y preocupación" las novedades del ARA San Juan al tiempo que desde el Gobierno solicitaron "no iniciar una caza de brujas" por las responsabilidades y "enfocarse en el objetivo" de hallar la nave desaparecida.


Tras ocho días de incertidumbre, el mandatario recibió en horas de la mañana la confirmación de la "explosión" en el Mar Argentino de parte del ministro de Defensa, Oscar Aguad, quien le brindó los detalles del informe elaborado por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO), con sede en Austria.


El documento había sido entregado por ese organismo al embajador argentino en Viena, Rafael Grossi, quien a su vez se lo envió al canciller, Jorge Faurie.


En ese diálogo entre Macri y Aguad, el titular de la cartera castrense explicó la situación que habría afectado al submarino, ante lo cual el jefe de Estado no pudo ocultar su malestar con el desenlace y con el manejo de la situación, confiaron fuentes oficiales a la agencia NA.


"Estaba muy triste y dolorido, como no podía ser de otra manera. Son 44 personas, 44 familias", definieron en su entorno el estado de ánimo del líder del PRO, quien decidió continuar con su agenda de actividades tras conocer el problema que afectó al ARA San Juan.


Asimismo, Macri pidió a Aguad que traslade a la Armada la decisión de "informar todo, sin ocultar nada".


"Tenemos que tener mucha profesionalidad y enfocarnos en el objetivo primario, que es hallar al submarino", manifestaron allegados al jefe de Estado en diálogo con esta agencia. Al respecto, plantearon que "trabajar con profesionalidad" ayudará a "definir las responsabilidades" en el futuro.


En la Casa Rosada, evitaron dar detalles sobre el accionar que seguirá el Presidente ante la desaparición del submarino, tanto en lo que hace a un posible contacto con familiares de los tripulantes, como en los aspectos políticos de eventuales cambios en la Armada o en el Edificio Libertador: "No es momento de hacer especulaciones. Hay que seguir trabajando y acompañando a las familias de los 44 tripulantes", señalaron.


"No es tiempo de iniciar una casa de brujas", insistieron funcionarios nacionales, quienes también manifestaron que la noticia fue shockeante".


El submarino ARA San Juan había partido el pasado lunes 13 de noviembre desde Ushuaia con destino al apostadero de la Base Naval de Mar del Plata, pero dos días después se produjo el último contacto con las autoridades en el continente cuando la nave se encontraba a la altura del golfo San Jorge.


Según informó esta mañana el secretario general de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, Lassina Zerbo, la "red hidroacústica" del organismo "detectó una señal inusual cerca de la última posición conocida del submarino perdido (ARA) San Juan", que corresponde a "un evento impulsivo submarino el 15 de noviembre a las 13:51 GMT".


La información fue confirmada más tarde durante la conferencia de prensa que brindó el vocero de la Armada, Enrique Balbi, quien precisó que se trató de "un evento anómalo, corto, violento, singular y no nuclear, coincidente con una explosión".