La "piolada" del supermercadista chino que traficaba millones en la Triple Frontera

Li Feng Hsieh fue arrestado con $1 millón de pesosencima, dos BMW y un arsenal en su casa de Villa Urquiza. La historia del supermercadista chino que traficaba fortunas en la Triple Frontera.
Martes 5 de diciembre de 2017

Li Feng Hsieh

 

Li Feng Hsieh tiene 41 años, es supermercadista chino y además, es co-titular de una SRL dedicada a la importación. Pero sin embargo, también parace ser alguien "con la suerte de su lado", ya que tiene dos BMW y una muy bonita casa en Villa Urquiza.

 

Pero hay más: a Li Feng se lo acusa de un delito muy argentino, una vieja "avivada" o "piolada".

 

Según una investigación exclusiva de Federico Fahsbender en Infobae, todo comenzó a comienzos de agosto, como una causa por temas de narcotráfico ante el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, con actuación del secretario Matías Latino.

 

Un llamado anónimo al 911 comenzó a destapar toda la trama: todo indicaba que un Chevrolet Prisma presuntamente cargado de marihuana había partido desde la ciudad misionera de Puerto Iguazú, cerca de la Triple Frontera, lo que llevó a pedir ayuda a la división Drogas Ilícitas de la Policía Bonaerense. La Superintendencia de Delitos Federales de la PFA se agregó luego al caso. El auto fue interceptado en la rotonda de Zárate. No tenía marihuana, pero llevaba en su interior medio millón de pesos distribuidos en varias partes del interior. Cuatro personas resultaron detenidas, luego liberadas. Mientras tanto, los investigadores trataban de establecer de quié era el dinero encontrado.

 

Li Feng Hsieh - Armas

 

Así, se montó una vigilancia conjunta entre ambas fuerzas que llegó hasta Villa Urquiza, un domicilio sobre la calle General Martínez, la casa de Li Feng. Otro Chevrolet Prisma, con una patente diferente, fue perseguido. La PFA y la Bonaerense irrumpieron y registraron el auto: había $900 mil y otros 100 mil más dentro de la casa, un millón en total.

 

Li Feng cayó detenido junto a otros cuatro argentinos, todos oriundos de Puerto Iguazú. Había un pequeño arsenal, con diez armas cortas, pistolas como Glock .9 mm, una Smith & Wesson calibre .45, otra .45 marca Remington y dos escopetas, entre ellas una Beretta doble caño, calibre .12, junto a recargadoras de cartuchos y pólvora suelta. Los dos BMW, una camioneta X5 y un M5 valuado en más de 150 mil dólares fueron encontrados e incautados, así como dos máquinas contadoras de billetes.

 

Li Feng, finalmente, no era un simple traficante de marihuana: se lo acusa de contrabando de divisas, con una mecánica muy comñun. El supermercadista organizó una suerte de bicicleta financiera entre el mercado negro cambiario argentino y el mercado negro de las cuevas de dólares de Ciudad del Este, Paraguay, plena Triple Frontera.

 

Era un ida y vuelta muy productivo y nada simple de advertir, que dependía de la cotización del dólar en territorio guaraní. "El dólar es más caro en Paraguay que en Argentina.

 

El negocio es por lo menos antiguo, se hizo históricamente en otros países limítrofes, pero, nuevo o no, Li Feng lo habría llevado a otro nivel. El juez González Charvay y el secretario Latino sospechan que el supermercadista podía mover hasta 50 mil dólares por viaje, con una rentabilidad de 500 mil pesos mensuales, con actividades detectadas al menos desde agosto pasado. Los cuatro argentinos detenidos junto a él están acusados de ser sus paseros, encargados de mover el dinero. La Superintendencia de Delitos Federales continuó con los allanamientos en Puerto Iguazú con la firma del Juzgado Federal de Primera Instancia de El Dorado: una posible pasera fue arrestada con otros $40 mil.

 


González Charvay, por su parte, buscó saber si Li Feng tiene vínculos con la mafia china, especialmente con Pi Xiu, la mayor tríada oriental que opera en el país, dedicada a extorsionar supermercadistas a sangre y fuego fuertemente reducida por investigaciones y allanamientos a cargo de la jueza María Gabriela Lanz y la división Defraudaciones y Estafas de la PFA que llevaron a la cárcel a su presunto líder, Yong Ye. Hasta el momento, Li Feng no tiene ningún vínculo detectado con la tríada. El procesamiento al supermercadista, apuntan fuentes judiciales, llegaría en los próximos días. Li Feng, hoy alojado en una dependencia de la Federal tras negarse a declarar en su indagatoria y luego presentar un escrito desvinculándose de la imputación, podría ser trasladado a una cárcel federal.