LA RECONOCIÓ COMO CAPITAL DE ISRAEL

Expertos debaten el trasfondo de la decisión de Trump sobre Jerusalén

La decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí la embajada de EE.UU. generó muchas críticas. Dos expertos opinan sobre el trasfondo de la cuestión.
Lunes 11 de diciembre de 2017

Trump - Jerusalén

Muchos critican la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí la embajada de EE.UU. Dos expertos opinan en Deutsche Welle sobre el trasfondo de la cuestión.

 

El coro de críticas hacia la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel y el plan de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén arreció en todo el mundo desde su anuncio. El Consejo de Seguridad de la ONU mantuvo una reunión extraordinaria al respecto ayer viernes (08.12.2017) en Nueva York y hubo protestas de musulmanes en numerosas partes del mundo. Cinco países europeos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Suecia e Italia, realizaron un comunicado conjunto tras la sesión de la ONU, en el que calificaron la decisión de trasladar la embajada de "inútil en cuanto a las perspectivas de paz en la región”. 

 

Martin Indyk, antiguo enviado especial para las negociaciones palestino-israelíes, asegura que la decisión de Trump se explica mirando a la política interior estadounidense: "Es un guiño a sus votantes protestantes, pura y simplemente”, dice Indyk. Steven Spiegel, director del Centro para el Desarrollo del Cercano Oriente de la Universidad de California en Los Ángeles, coincide en que complacer a los votantes conservadores ha sido un elemento clave en esta decisión.

 

Durante la campaña presidencial, Trump prometió repetidamente reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar la embajada. Ahora cumple con una de sus promesas de campaña.

 

Según Steven Spiegel, la decisión no se trata de "una mala idea”: "Cambiar las cosas, llevar a cabo una idea mejor. Pero no será así, sobre todo si no se reconoce Jerusalén Este como capital palestina”, dice.

 

Ambos expertos están en desacuerdo con la decisión de Trump y en la forma de llevarla a cabo porque obstaculizará la política estadounidense hacia Cercano Oriente, una de las pocas regiones donde, según Spiegel, la política de Trump había sido recibida de forma bastante positiva hasta este momento.

 


"Realmente parecía que las cosas estaban mejor", dice Spiegel. "A Obama no se lo miraba en general con buenos ojos y parece que Trump ha sacado partido de ello. Allí no está tan mal considerado como en otros lugares. Esta decisión viene a confundirlo todo”.

 

Indyk considera que el traslado de la embajada de Jerusalén choca con la estrategia general de Trump hacia Cercano Oriente. "Se ha tratado de conciliar con su estrategia pacificadora, pero esta decisión es demasiado desequilibrada como para apaciguar el enfado palestino”, argumenta. Para Spiegel, se trata de un "serio golpe” al proceso de paz en Cercano Oriente y dañará la imagen de Washington en la región y más allá. "Es algo simbólico, sobre todo porque el traslado de la embajada tardará años en hacerse”, dice Indyk. "Pero los símbolos avivan el conflicto en Cercano Oriente”, concluye.

Internacional
Donald Trump
Palestina
Israel
Jerusalén