CRUCES POLÍTICOS

Arroyo no usó $ 40 millones para seguridad y ahora Ritondo y la oposición le salen al cruce

Sigue la tensión entre la comuna y la provincia. Esta vez, el intendente Carlos Arroyo no habría utilizado ni el 30% de los fondos para seguridad y hasta se habría negado a pagar nafta para los patrulleros por "problemas financieros".
Lunes 11 de diciembre de 2017

Carlos Arroyo Ritondo

El intendente municipal, Carlos Arroyo, no habría utilizado ni el 30% de lo previsto por el Gobierno provincial y ni siquiera habría pagado el combustible para los patrulleros por "problemas financieros".

 

Esto agudizó la interna entre los gobiernos de Cambiemos y hasta la oposición se encargó de pedir explicaciones por la utilización de los fondos de seguridad municipal.


Desde el gobierno provincial, de la mano del ministro de seguridad, Cristian Ritondo y desde el kirchnerismo se le reclamó al gobierno municipal que expliqué por qué ejecutó solo el 28% del fondo asignado y hacia dónde se destinaron los fondos restantes.


En el entorno de la cartera que conduce Ritondo no cayó para nada bien la decisión de no proveer combustible a los patrulleros y trajo aparejada una inmediata “sanción” para el particular intendente de Cambiemos en Mar del Plata.


A partir de ahora, si el gobierno municipal quiere contar con la presencia de la policía Local en los edificios gubernamentales, será la comuna el que deba pagar por ello.


“Creemos que es de suma gravedad que el intendente haya ejecutado solamente 28% del “Fondo Municipal en Seguridad”, indicaron desde el FPV al medio local, La Capital.


El gobierno municipal habría recibido 68 millones de pesos de presupuesto para seguridad desde la provincia pero solo se habrían utilizado 20 millones.


Por esta razón, Arroyo se ganó el desapruebo de muchos y hasta ahora no hay noticias de hacia dónde se redestinó esos más de 40 millones de pesos que no se utilizaron para seguridad en las calles.


Desde el gobierno provincial aclararon que la decisión de no pagar el combustible de los patrulleros fue una acción “unilateral” no consensuada con el gobierno de Vidal.