ALERTA: UN MUERTO TRAS TIROTEO EN ESCUELA SECUNDARIA DE KENTUCKY, EE.UU.

SIGUE EN COMA FARMACOLÓGICO

Niño atropellado por motochorros: "El pronóstico es grave, pero tenemos expectativas"

SIGUE EN COMA FARMACOLÓGICO. Brian Quiroga, el niño atropellado por "motochorros" el domingo en el partido bonaerense de San Martín, presentó en las últimas horas una leve mejoría, aunque su pronóstico sigue siendo reservado.
Martes 2 de enero de 2018

Hospital Pediátrico de La Plata

El niño atropellado por "motochorros" presentó en las últimas horas una leve mejoría, aunque su pronóstico sigue siendo reservado.


Según el último parte médico dado a conocer este martes por el Hospital de Niños de La Plata donde está internado en coma farmacológico, la evolución del menor "fue positiva".


La directora del hospital, Viviana Altiner, remarcó ante la prensa la gravedad de los golpes que sufrió el niño, y puntualizó que "el pronóstico es grave", por lo que "se encuentra sedado con drogas vasoactivas, en coma farmacológico".


Informó además, que el niño fue llevado al quirófano, donde le debieron colocar "un sensor de presión intracraneal, por el importante edema cerebral que tiene".


"Hasta ahora ha mantenido la presión intracraneal dentro de los parámetros esperables. El pronóstico es grave, pero tenemos expectativas", agregó.


Sobre las lesiones que sufrió Brian en el codo y la clavícula, dijo que "son menores en el contexto de esta situación, y cuando esté estabilizado quizá la lesión del codo requiera cirugía".


Un video de una cámara de seguridad de una casa cercana al lugar donde ocurrió el hecho registró el momento en el que la moto conducida por dos delincuentes atropelló al menor de 6 años en la calle Los Jazmines, en la localidad de Loma Hermosa.


Los vecinos relataron a la prensa que los dos delincuentes habían intentado robarle la mochila a una joven, pero un vecino tiró petardos para simular tiros y con eso logró espantarlos del lugar. Por eso, los motochorros salieron a toda velocidad por la calle Los Jazmines.


Los familiares de Brian, por su parte, aseguraron que los delincuentes son menores del barrio (14 y 16 años) que "andan todo el día cartereando a la gente".


A pesar de haberlos identificado, la policía aún no pudo dar con ellos y se supone que fueron ocultados por sus familias. "Sabemos quiénes son, estoy en contacto con la policía, ya tienen cuál es la casa de ellos", indicó Sebastián, el padre del niño ante la prensa.