NO LE ROBARON NADA

Misterioso crimen en Bernal: salía de su casa y murió acribillado por delincuentes

La víctima, empleado y de 47 años de edad, recibió un disparo en el abdomen. Murió mientras era trasladado a un centro asistencial. Buscan a los delincuentes.
Lunes 19 de febrero de 2018

Asesinato en Bernal

 

Un hombre fue asesinado a balazos en la puerta de su propia casa en la localidad bonaerense de Bernal.

 

Se trata de Martín Álvarez, de 47 años de edad, al que los delincuentes abordaron en momentos en que estaba por subir a su auto para trasladar a su mamá.

 

En un confuso episodio, los malvivientes llegaron en un auto gris, le dispararon en el abdomen y se escaparon sin llevarse ni robarle nada.

 

Los vecinos denuncian que la ambulancia nunca llegó al lugar y que debieron trasladarlo en un patrullero al hospital. Álvarez murió camino al centro de salud al que era trasladado.

 

El crimen se produjo el domingo a las 8 de la mañana en la puerta de su casa de Bernal, en Quilmes, en una propiedad en la esquina de Comandante Franco y Lavalle, cuando Álvarez salía de la vivienda y estaba por subir a su auto para llevar a su mamá, que sufre de problemas de salud.

 

En ese instante arribaron entre dos y tres delincuentes que no le dieron tiempo a nada y le dispararon.

 

 

La esposa del hombre escuchó los gritos desesperados desde la casa y cuando salió encontró a su esposo herido de gravedad, sentado en el auto. Tenía el celular en la mano, por lo que se presume que trató de dárselos a los ladrones, que huyeron y no se llevaron nada del lugar.

 

De inmediato avisaron al SAME para que lo trasladaran a un hospital pero, pese a la insistencia, la ambulancia jamás llegó.

 

Una de las vecinas del hombre asesinado relató que por allí hay mucha inseguridad y que, apenas escucharon el disparo, activaron la alarma del barrio previo a salir de sus casas. Dieron vuelta la manzana y encontraron al hombre herido de un balazo. "Llamamos a la ambulancia pero nunca llegó, nos decían que estaba por llegar, que estaba por la zona, pero nunca la vimos", dijo la mujer.

 

"¡Por favor, ayúdenme!", gritaba el hombre, mientras su esposa, desesperada, les exigía al servicio del SAME que enviara una ambulancia. "¡Mi esposo se está muriendo delante mío!", les exclamó a los operadores, que le aseguraban que el vehículo estaba por la zona. Finalmente lo trasladaron en un patrullero, pero murió
mientras lo llevaban al hospital.

 

Los investigadores policiales creen que se trató de una entradera. No hay detenidos pero tampoco testigos, lo que dificulta el avance de la causa, ya que las grabaciones de las cámaras de seguridad tampoco aportaron demasiados datos.

Asesinato
Muerte
Inseguridad
Entradera
Disparos