ESCUCHANDO A UN GENIO

5 consejos de Stephen Hawking para el estudio en la Universidad

Como no podía ser de otra manera, un genio siempre daba consejos. Aquí, las recomendaciones de Hawking a los universitarios.
Miércoles 14 de marzo de 2018

Stephen Hawking - Reuters

Este es el top 5 de Stephen Hawking en sus consejos para los universitarios, recomendados desde su experiencia:

 

5. No trabajes demasiado duro en las asignaturas 

Siempre nos dicen que la Universidad requiere una tremenda cantidad de tiempo de dedicación a cada materia, pasando parte del día y la noche estudiando. 

Para Hawking, las clases y necesidad de asistir a cada una de ellas es para los tontos. Él mismo sólo le dedicó una hora diaria a sus estudios en Oxford. 

4. No pierdas oportunidades por tratar de parecer interesante 

Al llegar a la Universidad, todos estamos ansiosos por hacer amigos, por lo que tratamos de parecer lo más interesantes o “cool” posibles, lo que según el físico es un gran error. 

Tanto esfuerzo nos hace parecer que las cosas son aburridas y que no valen la pena, ya que nos guiamos por los demás y no por quienes somos realmente. 

Encuentra actividades que sí te interesen y aprovecha a pleno tu vida con las cosas que quieres hacer. 

3. Mantén las cosas simples 

No te ocupes en trabajar de forma complicada y aprender las formas más difíciles de resolver problemas. Al final, lo más simple es lo importante. Trata de pensar en términos de imágenes y asocia palabras con analogías y diagramas. 

La mejor explicación es aquella que es simple y fácil de entender por cualquier persona, justo allí radica el éxito de los libros de Stephen Hawking, que acercaron la física a quienes no tenían conocimientos o interés en ella. 

2. Diviértete 

La vida es muy corta para ser una persona seria. Bromea, hazles jugarretas a tus amigos, cuenta chistes, aunque sean malos. 

1. Busca algo esperanzador, incluso si te enfermas gravemente 

Como la mayoría sabe, Stephen Hawking padecía ALS, una grave enfermedad degenerativa que lo tuvo postrado en una silla de ruedas y dependiente de una computadora para comunicarse. 

Pese a ello, el encontró cosas positivas en su enfermedad: no tuvo que hacer clases, ni perder tiempo en reuniones, por lo que pudo dedicarse por completo a sus investigaciones. Como dice el dicho: “Si la vida te da limones, haz limonada.” 

¿Qué te parecen estas 5 enseñanzas para la vida de Stephen Hawking? Aprende de ellas y aplícalas día a día, no solo serás más feliz, sino que te convertirás en una personas más plena. No todo es estudiar y trabajar.

Stephen Hawking
Ciencia
cientificos