LUCHA POR SU VIDA

Quedó en coma tras ser detenido y violentamente golpeado por robo falso

Se trata de Facundo Argüello, internado hace más de una semana. Su familia afirma que un grupo de agentes policiales “lo molió a golpes”.
Lunes 19 de marzo de 2018

Hombre golpeado e internado

 

Facundo Agüero pelea por su vida y debió ser internado de urgencia en grave estado de salud en el hospital regional de Neuquén, con un cuadro de coma farmacológico debido a las múltiples heridas recibidas tras una feroz golpiza en su cuerpo.

 

El joven, de 22 años de edad, fue acusado de robar una colonia en una perfumería –pese a que de inmediato se supo que la había pagado–, y fue perseguido por una cuadrilla policial que lo sometió a fuertes golpes, según la denuncia hecha por la madre del joven que ahora lucha por sobrevivir.

 

Adelina Rivas dijo que su hijo “no ha evolucionado neurológicamente” y que “su estado es grave”. “Ayer –por el jueves pasado– le hicieron una traqueotomía, y los médicos dicen que ahora hay que esperar que despierte. Hay que tener fe y esperanza”.

 

Facundo se encuentra internado en terapia intensiva desde el pasado jueves 8 de marzo. De acuerdo a la versión de la fuerza policial, Agüero se cayó de un paredón de unos cuatro metros de altura mientras trataba de huír de la policía tras haber robado en una perfumería del centro de la ciudad de Neuquén.

 

Sin embargo, cuando su mamá revisó sus pertenencias encontró el ticket de compra del negocio al que -supuestamente- había robado.

 

La mujer no tiene dudas: “La policía lo molió a golpes y lo dejó en coma”, afirma tajante. “La policía dice que Facundo tenía hasta destornilladores y otras cosas, pero a mí ese informe no me sirve porque yo sé el hijo que tengo”.

 

Ante la gravedad del hecho, la mujer hizo la denuncia correspondiente en la fiscalía a cargo del fiscal Diego Azcarate para que averigüen qué fue lo que realmente pasó con su hijo.

 

Facundo trabaja en una sucursal del hipermercado Coto. Ese día había pedido permiso para salir un rato antes porque no se sentía bien. Su idea era compensar las horas perdidas a la tarde. Pero jamás llegó. Según su mamá, el joven de 22 años no tiene antecedentes. “Si fuese un ladrón, no estaría trabajando”, enfatizó.

Falso robo
Hombre golpeado
Golpiza
Violencia
En coma