LATINOAMÉRICA CORRUPTA

Tras las prisión de Lula, se encienden las alarmas en la Argentina

Lunes 9 de abril de 2018

Lula Da Silva - Reuters -

La prisión de Lula en Brasil es la noticia política más fuerte en América Latina de los últimos, sin dudas. La acusación sobre el ex presidente brasileño que lo lleva a prisión es por haber aceptado un “sorborno” de un triplex en una zona litoral de San Pablo de parte de la empresa OAS. Parece poco para tanto, sin embargo detrás de todo ello se teje una maraña de empresas y negocios que involucra a empresarios, políticos, hombres de la justicia y mucho más.

 

La referencia para entender esta situación tiene un nombre popularizado que es Odebrecht, la compañía constructora que tendió tentáculos en varios países del mundo y que reconoció haber pagado sobornos para hacer contratos. En Argentina reconoció haber pagado 35 millones de dólares en ese ítems. ¿Qué pasa en nuestro país?

Odebrecht - Tren Sarmiento - Obras

Entre las obras investigadas por la justicia y que tiene relación con Odebrecht está la más cuestionada que es el soterramiento del tren Sarmiento. Cuando se hizo la licitación para realizar al obras, allá por el 2009 las empresas que se unieron y ganaron fueron IECSA, en aquel entonces propiedad del primo presidencial Angelo Calcaterra, la brasileña Odebrecht y la italiana Ghella, que tenía el 30 por ciento de la obra.

Tapa de Veja . Lula da Silva

Durante el kirchnerismo, cuando Julio De Vido era Ministro, José López secretario de obras públicas y Florencio Randazzo titular del Ministerio de Transporte, la brasileña Odebrecht pidió un incremento del presupuesto de la obras de 1000 millones de dólares, es decir pasar de 2000 a 3000 millones. Pese a las quejas de los Brasileños, que decían que iba a conseguir el financiamiento exterior del Banco de Desarrollo de ese país, la propuesta del aumento de presupuesto no prosperó.

 

Pero luego estalló el escándalo de Lava Jato. Este proceso judicial en Brasil y en los Estados Unidos dejó al soterramiento del Sarmiento sin financiación, por lo cual la obra no pudo comenzar. De todas maneras, con Macri en ya en el gobierno, en junio de 2016, Decreto de Necesidad y Urgencia mediante, el el 10 de junio de 2016, el gobierno argentino aceptó el aumento que pedía la UTE y lo readjudicó por los 3.000 millones de dólares que Randazzo y José López habían negado. Claro que allí hubo un cambio de en el reparto de las acciones de quienes iban a llevar la obra adelante. Esta ve la mayoría quedó para IECSA, la empresa del primo presidencial, y los 3000 millones de dólares financiados esta vez en su totalidad por el estado argentino, que toma deuda del exterior al 7,% anual. Más tarde, Marcelo Mindlin le compró IECSA a Angelo Calcaterra. El porcentaje que tenía Odebrecht lo compro la italiana Ghella.

Odebrecht - De Vido

Además hay en curso otras investigaciones que ya tienen pedido de avanzar en la justicia como el llamado a declarar para Julio De Vido en los contratos que se hicieron para que Odebrecht participe de las obras de los gasoductos del norte y del sur. También la ampliación de planta potabilizadora de AYSA en la provincia de Buenos Aires es otra de las grandes obras investigadas donde tuvo participación la constructora Brasileña.

 

Por lo que se ve, la situación de Brasil no solo enciende luces de alerta en Argentina por las consecuencias políticas, sino por las judiciales, donde el cruce de intereses no discrimina colores políticos entre actuales y anteriores responsables de la administración nacional.

 

Por Sebastián Dumont

Periodista de Canal 26 

*INVITADO DEL DÍA DE DIARIO26.COM

Lula da Silva
Julio De Vido
Corrupción
Lava Jato
Odebrecht
José López
Soterramiento del Sarmiento