EL ATAQUE A SIRIA

Juegos de guerra

Sábado 14 de abril de 2018

Manuel Castro, Analista Internacional, Periodista de Canal 26

Se había prometido, y se cumplió. Iban a enviar misiles. Se dice que fueron más que en el ataque de un año atrás. El doble. Se dispararon desde el Mediterráneo.

 

 

Vamos a ver si nos entendemos. Lo que siempre prima son los intereses. Aquí no hay ni buenos ni malos. Esos calificativos dependen de donde estemos ubicados.

 

Y tampoco nos engañemos, Rusia sabía que el ataque se iba a realizar y también sabía cuáles iban a ser los objetivos. O alguien puede dudar que antes no hubo contactos.

 

El detonante fue el ataque con gas (otro más) por parte de Bachar Al Asad. Rusia señaló por intermedio de su ministro de relaciones exteriores que todo era un montaje, que no existió tal ataque. ¿Qué esperaban que dijera?

 

 

Putin defenderá a su aliado (es decir a los intereses de su país).

 

Pero en la realidad sí hubo un ataque, con cloro.

 

 

Al Asad ha tratado de mantener la sangre fría (tal vez haya sido parte de su aprendizaje cuando estudiaba en Londres). La imagen de serenidad es para consumo interno.

 

Hay muchos actores en este drama sirio que paga con sangre la propia población. Con sangre y con el exilio.

 

Muchos temen una escalada de combates aún mayores.

 

Las grandes potencias no se pelean, mandan a sus segundos.

 

Hablaba de los actores en este drama sirio: EUA y sus aliados europeos, aunque solo hayan participado dos; Arabia Saudí que se ha declarado enemiga de Irán y que ya firmó contrato para comprar armamento ultramoderno al Reino de España. Turquía que ha visto este ataque con buenos ojos, aunque ese ataque haya sido a un aliado de Rusia, pero claro, Putin y Erdogán han acercado posiciones.

 

Irán descalificó el ataque al igual que China.

 

Todos aquí juegan sus fichas.

 

Pero, caramba, nos estamos olvidado de otros actores, los ciudadanos, los que mueren, los que pierden todo…

 

En los juegos de guerra eso solo es un daño colateral.

 

 

Ya lo decía brutalmente el georgiano Stalin: un muerto es una tragedia, un millón de muertos, una estadística.

 

Eso somos, una estadística.

 

Por Manuel Castro

Analista internacional

Periodista de Canal 26

*INVITADO DEL DÍA DE DIARIO26.COM

Manuel Castro
Analista Internacional
Periodista
Siria
Estados Unidos
Rusia
Donald Trump
Vladimir Putin
Reino Unido
Francia
Ataque de EE.UU. a Siria
Guerra
Misiles