EN LA LÍNEA 1

Violencia en el colectivo: chofer quiso apuñalar a dos jóvenes

A menos de una semana de la muerte de Leandro, la violencia volvió a aparecer en el transporte público. Dos hermanos debieron bajarse del vehículo tras un ataque con una sevillana por parte del chofer.
Sábado 21 de abril de 2018

Jóvenes agredidos por chofer de la línea 1 de colectivos

A pocos días de la muerte de Leandro Alcaraz, la violencia volvió al transporte público: dos hermanos vivieron una pesadilla a bordo del colectivo de la línea 1, en Ramos Mejía, donde el chofer los atacó con un arma blanca.

 

Agostina, de 17 años, y Maximiliano, de 21, se habían subido a un interno, el cual aún no fue identificado aunque se sabe que es el ramal A, en la calle San Roque y Díaz Vélez, pero debieron bajar 20 metros más adelante para evitar los ataques del chofer, que sacó una sevillana e intentó apuñalarlos tres veces, una arriba del vehículo y dos en la calle.

 

La más chica de los hermanos se había retirado antes del colegio porque se sentía mal y la pasó a buscar Maximiliano, que regresaba de la casa de un amigo. Ambos volvían a su casa en Flores y abordaron el colectivo entre las 12 y 12.30 del mediodía.

 

La discusión comenzó por el boleto estudiantil. De acuerdo con el relato del padre, Marcelo Sce, “no le reconoció el boleto, entonces mi hijo le dijo que le cobrara la tarifa normal, pero el chofer le respondió: ‘Con todo lo que está pasando con los colectivos, te vas a meter en problemas".

 

En ese momento, sacó la sevillana y mi hija empezó a pedir auxilio pero nadie los ayudó. Les tiró tres puntazos. Ellos se bajaron a los pocos metros y el chofer les gritó: ‘Vení que te voy a enseñar’”. Además, el hombre relató que Agostina “se puso en el medio para que no lo apuñalen al hermano”.

 

Ambos salieron ilesos, pero ella debió ser asistida a la tarde por médicos debido a una crisis nerviosa. Luego de regresar a Flores, en otro interno de la misma línea, los jóvenes se encontraron con el padre, quien se encargó de llamar al servicio de transporte para relatar lo sucedido.

 

“La empresa se puso a disposición desde el primer momento y me pidieron disculpas. Mañana (por hoy) me voy a presentar para ver cómo seguimos y luego haré la denuncia policial”, sostuvo Marcelo, quien agregó que aún no puede confirmar el interno debido a que el registro de la tarjeta SUBE se carga en la página web a las 72 horas de cada viaje.

 

Agostina debe tomar esta línea de lunes a viernes para ir al colegio, en el mismo recorrido que realiza hace varios años. “Lo grave es que este hombre está trabajando con un arma blanca y tengo miedo porque mi hija viaja todos los días. Lo único que quiero es que este hombre se baje del colectivo”, expresó Marcelo, quien aclaró que el hijo pudo reconocer al chofer de tanto utilizar la línea y que “siempre tuvo problemas con los pasajeros”. Pero en este caso, el hecho ha superado todos los límites.

Colectivos
Apuñalado
Agresión