CRISIS DE LA EMPRESA

El Gobierno se hará cargo del 50% de los aportes de Carrefour

Tras la crisis de Carrefour, el Gobierno se hará cargo de los aportes hasta octubre de 2019. Ofrecerá retiro voluntario a más de 1.000 empleados de la firma. Cerrarán surcursales que se alquilan.
Lunes 23 de abril de 2018

Carrefour - Supermercado

 

La crisis de la empresa Carrefour derivó en la presentación del Procedimiento Preventivo de Crisis y luego a la rúbrica del acuerdo en el ministerio de Trabajo, un proceso que sólo demoró unas semanas con negociaciones.

 

Al final del camino Carrefour logró lo que pretendía: reducir su plantilla de personal estable y recibir un aporte del Estado para afrontar el duro panorama que viene.

 

El viernes pasado, el gremio de Empleados de Comercio, representantes de la empresa y del ministerio de Trabajo pudieron llegar a un acuerdo que, en términos generales, ofrece el retiro voluntario de "hasta el 150%" a más de 1.000 empleados de la firma en problemas.

 

Carrefour, de todos modos, también logró otros de sus objetivos y consiguió reducir el 50% del pago de la cargas patronales de sus empleados durante un lapso de 18 meses, además de comprometerse a no proceder a despidos masivos durante tiempo.

 

Pero hay más, porque también se acordó que la compañía continúe con el Procedimiento Preventivo de crisis activo hasta marzo de 2021. Esto significa que, en la práctica, ante la posibilidad de nuevos inconvenientes económicos, las partes involucradas volverán a reunirse para negociar.

 

Así las cosas, Carrefour enfrenta una nueva etapa en el país, cuyo foco de atención pasa entonces por la trasformación de cerca de 10 de sus hipermercados mayoristas, mientras que además reducirá el plantel de tiendas Express y Market.

 

Se especula además que habrá un gran cambio en la administración local de la compañía, después del desembarco en la Argentina del CEO de origen francés Rami Baitieh. En las próximas semanas se producirían cambios en el management de la firma.

 

La nueva conducción ejecutaría el plan de negocios global que incluye el achique de estructura y el impulso del comercio electrónico.

 

Con ese marco, se especula con el futuro de los activos que dejará Carrefour, si bien es cierto que suena el gigante del comercio electrónico Amazon como posible absorbente, la realidad palpable a diario deja en claro que lo que se piensa hacer es más factible para Europa que para la Argentina.

 

Por último, hay otro punto clave en este proceso de crisis, algo que puede derivar en un foco de conflicto muy importante: hay un brazo gremial que desconoce al líder del gremio de empleados de Comercio Armando Cavalieri.

 

El viernes pasado cuando desde el gremio y el ministerio de Trabajo anunciaban la firma del acuerdo antes enunciado, empleados de Carrefour advirtieron que estaban absolutamente en contra de lo pactado.

 

El sábado fueron varias las tiendas de Capital Federal que pararon su actividad durante horas, en seguida desde Carrefour buscaron acercarse para continuar negociando y concretaron una reunión con los delegados comandados por Ramón Muerza.

 

En aquella jornada no se llegó a un acuerdo pero quedaron sin efecto las protestas en los locales.

 

Está pautada una nueva reunión entre las partes pero desde Carrefour afirman que no tienen mucho espacio de maniobras.

 

En líneas generales los empleados de Carrefour que desataron la rebelión están en contra del cierre masivo de tiendas que se viene y remarcan que el acuerdo es insuficiente porque otorga pocos beneficios para los empleados que opten por el retiro voluntario.

 

También hay dudas respecto al "hasta 150%" que se abonaría porque los delegados especulan que ese porcentaje sería para unos pocos y las indemnizaciones serían finalmente poco convenientes.

 

Así es que más allá del acuerdo firmado el viernes todavía queda mucha tela para cortar y todo indica que el caso Carrefour recién comienza.

Carrefour
Crisis
Aportes previsionales
Gobierno
Deuda impositiva
Economía (Finanzas)