Tamara Gómez, mala praxis, liposucción

La Pampa está conmocionada por la muerte de una mujer de 41 años que falleció el domingo pasado tras someterse a una lipoaspiración.

 

Fue el viernes 6 de julio cuando Tamara Gómez concurrió a la Clínica Modelo de Santa Rosa para realizarse la operación. Tras ella, comenzó a sentirse mal en las horas posteriores. 

 

La familia de Tamara aseguró que la mujer estaba "muy bien de salud" y que los prequirúrgicos no habían alertado de ninguna precaución particular que requiriera un procedimiento especial.

Tamara Gómez, mala praxis, liposucción	  

"No nos explicó nada, porque él la operó y ese mismo día se fue a Buenos Aires a llevar los hijos. Mi hermana quedó a cuidado, supuestamente, del padre del médico... así que con el único que hablamos fue con él", expresó el hermano de Tamara a los medios.

 

Además, dijo que el cirujano plástico, Mariano Jañez, se fue de Santa Rosa el mismo día después de la intervención quirúrgica. Y luego aseguró que "el día después de la operación, es decir el sábado (7 de julio), pasó a verla el padre del médico que la operó. La revisó un poco, así nomás, por arriba... y le dijo que estaba todo bien, que se podía ir de alta".

 

Pero los familiares de la mujer la veían "débil" y "le sangraba el ombligo". El deceso generó las dudas. Sólo les dijeron que había tenido "un paro cardíaco". Pero no conformes y considerando que se trataba de una "mala praxis" hicieron la denuncia en la Seccional Primera. El caso está siendo investigado.