Trump - Putin

El presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, se reúnen este lunes en Helsinki en una cumbre muy esperada en la que todas sus declaraciones y gestos serán observados con lupa.


El avión de Vladimir Putin aterrizó a las 10H00 GMT en el aeropuerto internacional de la capital finlandesa, un día después de haber asistido en Moscú a la final del Mundial de fútbol que se celebró en Rusia.


Por su parte, Trump y su esposa Melania, que llegaron a Helsinki el domingo, comenzaron la jornada desayunando con el presidente finlandés Sauli Niinistö y su esposa Jenni Haukio.


El multimillonario estadounidense, que lleva 18 meses en la Casa Blanca, espera entablar una relación personal con el exoficial del KGB, que dirige Rusia desde el año 2000. Pero resulta difícil predecir qué tono adoptará Trump, conocido por su tendencia a la provocación.


Muchos diplomáticos y analistas temen que el presidente estadounidense haga una serie de concesiones a Putin, en cuestiones como la guerra en Siria o la anexión de Crimea por Rusia.


Pocas horas antes de la cumbre, Trump afirmó en un sorprendente tuit que las tensas relaciones entre Washington y Moscú se deben a "la caza de brujas" del FBI, que investiga la influencia rusa en las presidenciales estadounidenses de 2016.

Noticias relacionadas


El presidente republicano también dedicó reproches a su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, acusándole de no haber reaccionado antes al caso.
"Creo en tener reuniones con Rusia, China, Corea del Norte.


Nada malo va a resultar de eso y tal vez salga algo bueno", declaró Trump el domingo en una entrevista para CBS, en la que reconoció que acude a su cita con Putin con "bajas expectativas".


Putin por su parte no reveló sus expectativas ni sus objetivos sobre la cumbre con Trump.


"El estado de las relaciones bilaterales es muy malo", dijo solamente su consejero Yuri Ushakov. "Debemos empezar a restablecerlas".