TENDENCIAS

Poliamor: Si amás a alguien, dejalo libre ¡y enamorate de algunos más!

Miércoles 17 de octubre de 2018

Poliamor 

Por Mariela Tesler*

 

¿Quién dijo que existe una sola persona adecuada para nosotros? ¿Quién asegura que el amor tiene una capacidad limitada y si damos a uno, no nos queda más para dar?

 

Así como podemos amar o querer a varios amigos y familiares sin sentir que hay una pequeña porción para cada quien, sino que a cada uno amamos sin fin, el poliamor nos hace reflexionar: ¿no es extraño que creamos que sólo tenemos amor para una pareja a la vez?

 

 

La palabra poli significa “muchos”. El poliamor, a principios de los 90, comenzó a desarrollarse como un movimiento de forma global. Los poliamorosos construyen sus reglas y las siguen al pie de la letra. Todo lo que se acuerde está permitido. No hay exclusivos, ni mentiras, ni nada que ocultar.

 

 

En el poliamor, a diferencia de las relaciones abiertas, el vínculo es más profundo, ya que se comparte no sólo sexo. Cada uno puede elegir con quien relacionarse más allá de su pareja. Ir al cine, a tomar un café, salir a cenar… Claro, en este compartir que sale de la cama puede suceder que alguno o los dos se enamoren de otras personas, y está todo bien.

 

 

Puede plantearse la opción de convivir con parejas externas o compartir una noche todos juntos. Ello no implica que ambos miembros de la pareja tengan sexo con el o los externos.

 

También pueden tener días establecidos (los martes son para Graciela, los jueves para Jorge y los fines de semana son de Javier). Hay tantas opciones como el acuerdo de las relaciones lo permitan.

 

Mariela Tesler, escritora, Foto Prensa 

Comunicación, límites claros, confianza y nada de celos son las claves:

 

“Mucho más sano y menos estresante que los infieles”, bromean algunos. No hay que ocultar el perfume del amante, borrar mensajes indebidos o inventar excusas, porque para los poliamorosos la infidelidad no existe: como todo es consentido y comunicado, no hay engaño. No hay motivos para escenas de celos, ni discusiones referidas a los otros encuentros. Si surgen incomodidades o dificultades, todo se conversa. Y si es necesario, se llega a nuevos acuerdos. 

 

Ciertas parejas prefieren contarse todo con lujo de detalles. Otras prefieren preservar la intimidad. Pero todos coinciden en que la base de esta forma de amarse es la confianza, la libertad y el respeto.

 

 

Algunos pensamos en silencio que no somos seres monógamos, pero que la sociedad así nos educó y sería muy extraño cambiar o proponer algo diferente. Es interesante que conozcas nuevas formas de amarse, de relacionarse y de vivir. Quizás alguna se adecúe mucho más a tus ganas y fomente tu bienestar.

 

 

¡Para pensar!

 

Un modelo distinto de relación y que funciona para cada vez más personas en todo el mundo.

 

*Del libro “Ganas de vos” de Mariela Tesler (Editorial Hojas del Sur)

 

*INVITADA DE LA SEMANA DE DIARIO26.COM

 

Poliamor
Mariela Tesler
Escritor / a