Javier Sánchez Caballero, ex CEO de IECSA

Javier Sánchez Caballero, ex CEO de Iecsa, pidió un careo con un ejecutivo de la constructora brasileña Odebrecht en la causa en la que se investiga el presunto pago de coimas por la obra del soterramiento del Sarmiento.

 

El ex ejecutivo argentino fue indagado en el expediente que llevan adelante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi y el fiscal Franco Picardi, ocasión en la que presentó un escrito y se negó a contestar las preguntas de los investigadores.

 

Sin embargo, solicitó declara cara a cara con Luiz Mameri, ex vicepresidente de Odebrecht para América Latina, quien lo señaló en la Justicia de Brasil como el encargado de la relación con los funcionarios de Cristina Kirchner y como el ejecutor del pago de los sobornos.

 

El ejecutivo Mameri señaló además que Sánchez Caballero es quien sabría a quiénes sobornaron en el país y que la brasileña solo autorizaba los pagos. Este testimonio, brindado por Mameri en carácter de arrepentido en Brasil, es una de las principales pruebas contra el ex CEO de Iecsa.

 

Sánchez Caballero admitió haber ejecutado el pago de sobornos a Roberto Baratta, ex funcionario nacional, en la causa de los cuadernos de la corrupción. Horas después, el ex dueño de Iecsa, el empresario Angelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri, se presentó ante la Justicia y dijo que Sánchez Caballero había actuado por orden suya. Ambos ya fueron indagados en la causa del soterramiento pero en este expediente negaron el pago de sobornos a esos mismos funcionarios.