Osvaldo Pugliese, música, tango

 

El gran Osvaldo Publiese nació el 02-12-1905 y murió el 25-07-1995. Debutó en "El Nacional" el 11-08-1939.

 

“El tango es una inmensa patria. Porque carece de fronteras”.

 

Un mito popular, muy arraigado especialmente en el ambiente de los músicos, dice que cuando se presenta una dificultad, hay que decir 3 veces ¡Pugliese!, en referencia a Don Osvaldo Pugliese. Hecho esto, vendrá la suerte y se resolverán situaciones complicadas.

 

Entre las figuras de nuestra música popular, hubo hombres de gran talento y muy coherentes con sus convicciones, que hicieron de la ética, una manera de vivir.

 

Pero en muy pocos como en Osvaldo Pugliese, se reunieron ambas cualidades y, tanto es así que hasta su apellido Pugliese fue acompañándose por el apodo de “El Maestro”, un rótulo que su modestia tardó mucho en aceptar.

 

Corría la década del cuarenta. Las grandes orquestas típicas tenían sus seguidores.

 

Algunos gustaban del ritmo vertiginoso de D’Arienzo en el “Chantecler”; otros se
identificaban con el melodioso Sr. del tango, Carlos Di Sarli.

 

Los porteños del centro escuchaban especialmente a Troilo.

 

En el interior, se aclamaba fervorosamente a De Angelis.

 

Pero en Barracas… en San Telmo, en el Gran Buenos Aires, estaba la “hinchada” si cabe decirlo, así de nuestro hombre, que parecía ejecutar a medida para los bailarines.

 

Pugliese fue en el aspecto personal un hombre medido, sin duda tímido.

 

Tuvo una sola hija de su primer matrimonio, que heredó su alma tanguera.

 

Luego en un segundo matrimonio, lo acompañó por muchos años una mujer, Lidia, que controlaba casi religiosamente su salud… y sobre todo su economía, rubros ambos que a Osvaldo Pugliese, jamás le importó cuidar.

 

Hay una fecha que ya es histórica: 11 de agosto de 1939.

 

Faltaban sólo 20 días para que se desencadenase el horror de la Segunda GuerraMundial. 

 

Y en ese agosto de 1939 una nueva orquesta debutaba en el prestigioso café “El Nacional”, con un cantor joven, Amadeo Mandarino.

 

Dirigía la orquesta un hombre de baja estatura, delgado, sobrio en el decir y en sus
maneras.

 

Tenía 34 años, ¿su nombre? Osvaldo Pugliese.

 

Aunque era joven todavía, ya tenía 20 años como profesional.

 

Fue pianista de Roberto Firpo, de Pedro Maffia de Elvino Vardaro.

 

También lo contaron en sus filas, siempre antes del debut en “El Nacional”, Pedro Laurenz y Miguel Caló.

 

Pugliese llegó a sumar en total más de 55 años ininterrumpidos de actividad.

 

Actuó con su orquesta en países como Japón, Rusia, China, Francia.

 

Un periodista le preguntó una vez a Pugliese:

 

-“Y Ud. ¿Cómo se define con respecto a la música que ejecuta?”.

 

Y sin falsa modestia, este grande que por serlo no necesitabamostrar su grandeza, le respondió: -“Soy un “laburante” de la música”.

 

Y él lo sentía así, dado que era un músico de primer nivel.

 

Porque “el gran artista es lo más parecido a un niño”.

 

Y era realmente grande. Además la música, más que sonido, para él era oxígeno.

 

Pasaron por su orquesta ejecutantes como: Penon, Julian Plaza, Mederos y muchos otros.

 

Y cantores como Chanel, Vidal, Belussi, Montero y luego los últimos: Guida y Abel Córdoba.

 

Un gran dolor signó los últimos años de Pugliese.

 

Dos años antes de fallecer él, moría el mayor de sus 3 nietos, un hijo de su hija. El HIV, esa cruel y misteriosa enfermedad, le quitó la vida a Osvaldito Pugliese, que además de tener su mismo nombre, compartía el fervor musical de su abuelo.

 

Fue “uno de esos dolores para los que las lágrimas, no alcanzan…” Osvaldo Pugliese mencionó muy pocas veces ese trágico hecho.

 

Pudo sí –por su mesura- guardar sus lágrimas. Pero lo que no pudo guardar… fue su dolor.

 

Porque “las heridas espirituales no sangran, pero lloran”.

 

Cuando el autor de “Recuerdos”, “La Yumba”, y de tantas otras joyas moría en Buenos Aires a los 89 años, un 25 de julio de 1995 muchos pensamos y lo diré en forma de aforismo que: “Los espíritus superiores no necesitan vencer. Necesitan dar”.

 

Por José Narosky

*INVITADO DEL DÍA DE DIARIO26.COM