Incidentes en protesta de Chalecos Amarillos en Paris (Reuters)

Miles de manifestantes arropados con chalecos amarillos salieron a las calles de París, por quinto sábado consecutivo, para protestar contra el elevado costo de la vida y exigir la renuncia del presidente, Emmanuel Macron, pese a que el mandatario anunció la suspensión de parte de sus polémicas reformas esta semana.

 

Una vez más, la celebre avenida de los Campos Elíseos vivió momentos de tensión entre manifestantes y fuerzas de seguridad, que emplearon gases lacrimógenos para dispersar a un grupo que intentó forzar una barrera policial.

 

En París, la policía desplegó un gran número de efectivos para contener posibles estallidos de violencia. Pero las manifestaciones fueron notablemente más pequeñas que en semanas anteriores, posiblemente como respuesta al ataque en Estrasburgo o al clima frío y lluvioso.

 

 

Protesta de Chalecos Amarillos en Paris (Reuters)

La policía disparó cañones de agua y gases lacrimógenos por la tarde para dispersar a algunos manifestantes por esporádicos y breves enfrentamientos con la policía antidisturbios en los Campos Elíseos y las calles adyacentes.

 

Un puñado de feministas en toples desafiaron las frías temperaturas para enfrentarse a las fuerzas de seguridad a pocos metros del Palacio del Elíseo, la residencia presidencial.

 

Medios franceses también difundieron imágenes de enfrentamientos entre policías y manifestantes en Nantes, al oeste de Francia, y en la sureña Burdeos.

 

El movimiento de los "chalecos amarillos" comenzó a mediados de noviembre con protestas en las intersecciones y rotondas contra los aumentos de impuestos a los combustibles, pero rápidamente se convirtió en una movilización más amplia contra las políticas económicas de Macron.

 

Durante las protestas de los fines de semana en París ha habido actos de vandalismo y violentos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Protesta de Chalecos Amarillos en Paris (Reuters)

Loic Bollay, de 44 años, quien acudió a la manifestación de los Campos Elíseos con un chaleco amarillo, dijo que las protestas fueron más moderadas el sábado que en semanas anteriores, pero que el movimiento continuaría hasta que se aborden las demandas de los manifestantes.

 

"Desde el atentado de Estrasburgo, está más tranquilo, pero creo que el próximo sábado y los sábados siguientes (...) volverá", dijo.

 

El ministro del Interior dijo que alrededor de 69.000 policías estuvieron activos el sábado, con una presencia reforzada en las ciudades de Toulouse, Burdeos y Saint-Etienne.

 

Según cifras oficiales, 33.500 manifestantes habrían participado de las manifestaciones en toda Francia hasta las 1300 GMT, en comparación con los 77.000 del 8 de diciembre.