El cantante inglés Robbie Williams fue despreciado por la actriz Lindsay Lohan durante una fiesta el el Club Hyde, en Los Ángeles. El músico ya había intentado aproximarse a otras mujeres cuando se percató que Lohan estaba en el lugar divirtiéndose con un grupo de amigos. Cuentan testigos que Robbie se acercó a Lindsay y le susurró unas palabras al oído, lo que al parecer a ella no le gustó, entonces se giró y lo dejó hablando solo. El cantante, que ahora tiene residencia fija en Los Ángeles, llegó alrededor de las 23:00 y quedó circulando en el lugar en busca de compañía femenina.

El cantante deberá tomarse el rechazo de Lindsay con sabiduría. Cabe recordar que Robbie recientemente estuvo en tratamiento psiquiátrico contra la depresión, que lo llevó a cancelar su gira asiática.

Pero Lindsay sigue dando de qué hablar. Y es que nuevamente la chica tuvo problemas con su auto y lo acabó chocando cuando trataba de huir de un grupo de paparazzi.

Lindsay estaba dejando el club noctuno Hyde en West Hollywood en la madrugada del pasado miércoles, cuando los fotógrafos se acercaron para registrar su salida del antro a las dos de mañana. La chica se irritó y fue cuando ocurrió el incidente.

Enojada por tanto asedio, la actriz le marcó al celular a un amigo que fue a buscarla. “Salió echando chispas por una salpicadera”, afirmó un testigo.

Dina Lohan, mamá de la actriz y cantante Lindsay Lohan, considera que su hija todavía es muy joven para casarse, y lo que ella tiene que hacer es que divertirse antes de aferrarse a una relación.


Dina comentó que está harta de que algunos tabloides se refieran a la chava como ‘una mala influencia’ a los demás.

“A Lindsay le gusta divertirse, le gustan las fiestas, pero lamentablemente todo lo que ella hace o deja de hacer llega rápidamente a las páginas de los tabloides como si fuera lo peor que ha hecho. Le dije que este es el precio de la fama, pero la fama no podría ser tan cara así. Lindsay es joven, es saludable, no es mal ejemplo a nadie”, defendió la mujer.