Menores reclutados por bandas narco

El 3,2% de los delitos son cometidos por menores y se han abierto 26.026 expedientes. Las cifras son de un relevamiento publicado por la Procuración General tomando los expedientes abiertos en 2017 y en el 2018, se estima que los números no variaron.

 

Andrés Klipphan en su columna para Infobae, explica que de esa cifra, 1344 causas "fueron iniciadas por infracción a la ley de drogas (la 23.737)" y agrega que "es casi el 2%. En la mayoría de esos casos, los jóvenes fueron "captados" por bandas narcos para hacer las veces de "soldaditos" o "satélites" en los sectores de las villas donde se realizan las ventas como los zigzagueantes pasillos de barrios como la villa 1-11-14, en el Bajo Flores; Villa La Rana, en Quílmes o Puerta de Hierro, en La Matanza."

 

Varios de estos menores son víctimas del consumo del "paco", una droga que es "introducida en las villas por estas mafias que primero la distribuyen de manera gratuita y una vez que generan la adición, la enfermedad, es utilizada para reclutar a los "soldaditos" que "trabajaran" como mano esclava para "ganarse" varios envoltorios de veneno para alimentar las pipas metálicas", explica el periodista tras charlar con una de las víctimas en La Matanza.

 


Los barrios más humildes del Conurbano Bonaerense son el escenario donde ocurre el sometimiento de niños y niñas, pero también se mencionan ciudades como Rosario o Gran Córdoba. Los "clanes familiares" aprovechan la ausencia del Estado para someter a estos chicos, a cambio de comida para sus familias o una suma fija en pesos diarios que va de 500 a 2.000 pesos. De esta forma, expresa el periodista que el narcotráfico se transforma en una " forma de "trabajo" rentado".

 

Los menores son usados por la simple razón de que en la mayoría de los casos, son considerados inimputables por los jueces.

 

Klipphan pone de ejemplo que el 21 de agosto de 2018, la policía Bonaerense "detuvo una banda narco liderada por un peligroso traficante apodado como "El Palomo" y que proveía droga a las Villas Itatí y Springfield de Quilmes".

 


Esta banda contaba con pedido de captura nacional e internacional desde diciembre de 2017 por haber asesinado de varios disparos, junto a tres secuaces, y a "dos soldaditos" que había reclutado en Quilmes y herido a otra persona mientras tomaban una cerveza en la puerta de la casa de la víctima.

 

Los detectives también descubrieron la manera en que se movía la red delictiva y la forma de reclutar menores en el barrio a los que "entrenaba para hacer de ellos futuros sicarios". Una problemática que cada vez avanza más en el Conurbano Bonaerense y de la que se habla muy poco.

 

Menores reclutados por bandas narco

Menores reclutados por bandas narco


Otra banda mencionada en el artículo, es a banda de "Nando". La banda se dedicaba a comercializar cocaína, "paco" y marihuana al menudeo en búnkeres y a través de la modalidad "delivery" en Ezeiza, fue desbaratada por La Bonaerense.

 

"Fueron necesarios 26 allanamientos para dar con toda la red delictiva en los partidos de Ezeiza, Cañuelas y Esteban Echeverría", explicó.

 

Durante los procedimientos se apresaron a 14 personas, 9 hombres, 4 mujeres, 1 transexual, integrantes de esta organización criminal, que promocionaba la venta de estupefacientes en las redes sociales a través de una página en Facebook llamada "Torres del Pary". El nombre hacía referencia a un centro operativo desde donde la banda de "Nando" realizaba la distribución.

 

"El inmueble principal, ubicado en Ezeiza, donde residía el jefe de la red criminal, contaba con un perímetro de seguridad, con "soldaditos" (todos menores) provistos con armas de fuego y varias cámaras de monitoreo. En el lugar también se guardaban los vehículos que utilizaban para efectuar los delivery", reveló.

Menores reclutados por bandas narco

Menores reclutados por bandas narco

Cristian Ritondo, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, denominó 'Operación trampa mortal' a la red de traficantes integrada por delincuentes argentinos y paraguayos instalada en laVilla Esperanza, en Virrey del Pino, partido de La Matanza.

 

Según lo que dijo el funcionario, la organización, "tenía una estructura piramidal y estaba liderada por dos narcos paraguayos, en la segunda línea se encontraban tres mujeres que distribuían los estupefacientes y recaudaban el dinero, y, por último, se hallaban los vendedores, soldaditos y vigías".

 


Klipphan cuenta de otro caso en Bahía Blanca donde las fiscalías cuentan que cada vez es más frecuente descubrir que menores embarazadas son captadas a cambio de promesas de que si son detenidas, recuperarán rápidamente la libertad por su condición. Esto se relevó el fiscal Mauricio Del Cero.

 

 

Según un estudio realizado por el abogado penalista de Mar del Plata Martín Ferra, "los menores de edad que son detenidos por distintos delitos, como arrebato, robo tipo piraña", o incluso por haber sido captado por bandas narcos "no pasan más de tres horas detenidos".

 

Para el profesional "el tiempo de la detención de un chico que cometió un delito depende exclusivamente de lo que tarden la policía y los responsables de los Institutos de Menores en comunicarse con sus padres y lo que estos demoren en retirarlo".


Una de las soluciones a este problema "sería bajar la edad de imputabilidad de 16 a 14 años un tema que comenzó a debatirse con fuerza pero que con el correr de los meses, perdió vigor y ya no se habla", expresó.

 

El reclutamiento forzado o voluntario de adolescentes y niños para "trabajar" en las redes de tráfico de drogas es una realidad que pocos conocen.


Según las estadísticas oficiales contabilizadas y que se dan cuenta en la investigación periodística, en los Procesos Penales Juveniles iniciados entre los años 2014/2017 fueron imputados 13.381 jóvenes.

 

"El 33,2% de ellos tenían 16 años; el 43.2%, habían cumplido los 17 años de edad el 3,6% tenían 18 años. El 0,2% oscilaban entre los 10 y los 15 años y el 19,8% de Jóvenes punibles no se había informado las edades. En las causas vinculadas al narcotráfico no solo se mantienen estos porcentajes de edades sino también la condición sexual de los involucrados en los expedientes: el 94% son varones y el 6% mujeres", se expresa en el informe.

 

Klipphan resumió que "al 31 de diciembre de 2017 en la provincia de Buenos Aires había 1.424 menores de edad detenidos por distintos tipos de delitos, desde sus vínculos con el narcomenudeo, al asesinato. De ese total, y por la gravedad del delito, el 79,5% estaban detenidos; el 16,9% gozaban de prisión domiciliaria; el 0,2% estaban alojados en dependencias de medida de seguridad; de libertad morigerada fueron beneficiados el 3.1%; y tan solo el 0,3% habían cumplían sus condenas en un régimen de semi libertad".


Por último, en la investigación, Klipphan nombra la realidad que vive la ciudad de Rosario respecto a este tema y es que entre los años 2015 y 2018 en la Ciudad santafecina de Rosario, los menores involucrados en causas de narcotráfico aumentaron en un 870%.

 

"Los menores de entre 13 y 17 años, fueron "esclavizados" por bandas narcos, como Los Monos para que ponerlos a "trabajar" vendiendo estupefacientes en los kioscos de drogas con ventanas tapiadas y prácticamente sin luz", agrega.