Domingo Faustino Sarmiento 

El primer censo en el país, lo hizo Sarmiento en el año 1869 a los 6 meses de haber asumido la presidencia.


Un asistente le dice: “Permiso señor presidente: aquí tiene los datos del censo”

Sarmiento lee con atención:
POBLACIÓN: 1.830.000 HABITANTES
ANALFABETOS: 87%

Llama a su secretario y le da la orden.


En la reunión: “Señores ministros. Ante los primeros datos del censo voy a proclamar mi primera política de estado por un siglo: escuelas, escuelas, escuelas!!!"

 

En su gestión de gobierno construyó 1.117 escuelas (una cada 2 días, contando sábados y domingos), más la escuela naval, más el colegio militar, más la compra de la flota de mar, más los rieles, que eran en longitud más que la suma de todos los rieles de América, más el telégrafo a chile, más el código civil redactado por Vélez Sarsfield, más el banco nacional (así se llamó al principio). 

 

Más tres detalles:

1- cuando lo entierran en la recoleta el 21 de septiembre de 1888, al despedir sus restos, Carlos Pellegrini dice: “Se vá el cerebro más poderoso que haya producido la América”.

 

2.- En la universidad nacional de Córdoba cuando inauguraban la Academia Nacional de Ciencias, dispuesta por Sarmiento en su presidencia, el presidente Avellaneda lo invita a hablar... Ya estaba medio sordo y lo primero que dice es: “Señores, veo en este salón de grado repleto, que no hay una sola mujer que nos acompañe, pero yo les auguro que dentro de un siglo, la argentina en sus universidades , va a tener más mujeres que hombres”.



3- cuando deja la presidencia en el año 1874 se da cuenta que no tiene casa propia. Se va a vivir con su hija Faustina mientras piensa como resolver su situación.
El problema era que no tenía medios para comprar una vivienda.

Había estado tan ocupado en hacer la grandeza del país
Que se había olvidado de sí mismo.

En este año de elecciones... ¿Alguien sabe en qué lista figuraría Sarmiento?

REENVIAR A TODO EL MUNDO, PORQUE DEBEMOS REFRESCARNOS NUESTRA MEMORIA, COMENZANDO POR VOLVER A LEER SOBRE LA VIDA DE PRÓCERES QUE, COMO SARMIENTO, HAN DEJADO OBRAS Y TRABAJADO PARA EL PAÍS SIN OTRO OBJETIVO QUE SU GRANDEZA, OLVIDÁNDOSE DE SÍ MISMO.