Créditos UVA - Economía

El coordinador del Programa de Atención a Inquilinos de la Defensoría del Pueblo porteña, Fernando Muñoz, dijo que en la actualidad, cerca del 70% del salario se va en el rubro “vivienda”.

 

Según reveló el funcionario, en el rubro vivienda el mayor peso lo constituye el alquiler y las expensas. Teniendo en cuenta un salario promedio de $22.000 los gastos en vivienda, sin contar servicios, representan más el 70 % en el presupuesto del inquilino. Para ejemplificar, para un dos ambientes usado de 43 m2 que paga en promedio $12.790 de alquiler, las expensas son de $3000, llevando la suma a casi $ 16.000”, evaluó Muñoz en diálogo con Diario Popular.

 

“Como nunca en la historia, los inquilinos están dejando el 50% de los ingresos sin contar las expensas y los servicios. La media histórica siempre fue del 25%. Hay una perspectiva para este año de muchas dificultades para afrontar los gastos de alquilar y vamos hacia una emergencia habitacional grande en los próximos 6 a 12 meses”, destacó.

 

Además, señaló que "los inquilinos corren con las expensas extraordinarias, que normalmente corresponden al propietario pero que una disposición poco precisa del Código Civil permite cargar a la cuenta del locatario”.

 

“El Código Civil dice que la asamblea de copropietarios determinará el carácter ordinario o extraordinario del gasto y es allí donde el acuerdo de propietarios y administradores funciona en detrimento de los inquilinos”, añadió.“De esta manera, se genera una renta absoluta donde el dueño del inmueble gana con el alquiler y con las expensas”, analizó.

 

En ese marco, el legislador porteño Sergio Abrevaya (GEN) señaló que “el aumento de las expensas puede ubicarse en torno al 35% para este año”, sumado a los aumentos de los servicios públicos ya programados para este 2019.

 

“Existe un panorama de morosidad que según inmobiliarias ronda el 20% pero que otras estimaciones la ubican cercana al 30%”, subrayó: “Estamos en una situación de locura y desquicio, con un doble problema: por un lado está quien tiene que pagar el alquiler, ya que este podría irse por las nubes si aumenta en base a la inflación y del otro lado, está quien cobra, que puede pedir dicha actualización por inflación”.


Más adelante, Muñoz aseguró que están “atendiendo unos 100 inquilinos por semana. El 40% es por problemas para poder afrontar el alquiler, ya sea por la rescisión anticipada o por las cifras que se piden".