Macri y Garavano

El Gobierno busca designar más de 300 jueces federales antes de las próximas elecciones y, para esto, este martes habrá una reunión clave en Casa Rosada.

 

En el encuentro estarán presentes el ministro Germán Gavarano y el jefe de asesores de la Presidencia, José Torello; el secretario Legal y Técnico, Pablo Clusellas; el procurador Bernardo Saravia Frías; Juan Bautista Mahiques, subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial del Ministerio de Justicia y representante del Gobierno en el Consejo de la Magistratura, y Santiago Otamendi, secretario de Justicia y el diputado Pablo Tonelli, también consejero.

 

Antes del inicio de las sesiones extraordinarias de febrero, el Gobierno terminará de enviar unos 30 pliegos de jueces que se suman a los 90 que ya tiene el Senado.

 

Hasta ahora, el Gobierno avanzó en la designación de más de 200 magistrados. La idea de la Casa Rosada aprobar otros 100 pliegos.

 

Para sorpresa de muchos, Daniel Angelici no integra la mesa judicial. Sin embargo, muchos indican que no le hace falta, al igual que a Fabián Rodríguez Simón, uno de los cerebros jurídicos del Presidente.

 

La Casa Rosada quiere completar los nuevos juzgados federales en varias provincias. En Entre Ríos, por caso, ya se designaron a los flamantes jueces de Gualeguaychú y de Concordia, pero falta el de Victoria. El pliego enviado por Macri para esa vacante es el de Luis Manuel Angelini, el candidato que Elisa Carrió le propuso a la mesa judicial a través de Torello, uno de los interlocutores jurídicos de la diputada con el Gobierno.

 

En ese sentido, es una incógnita cuál será la suerte de Jorge Dahlgren, otro de los postulantes propuesto por Carrió, en este caso para el Juzgado Federal 2 de Resistencia, Chaco.

 

La relación entre "Lilita" y la mesa judicial que vuelve a reunirse esta semana terminó tensa el año pasado.

 

El vínculo con la Corte Suprema será otro de los ejes a analizar de cara al 2019 en la reunión del próximo martes.

 

Si la salida de Ricardo Lorenzetti como presidente del máximo tribunal de Justicia había sido festejada por casi todo el círculo jurídico de Macri, la rebelión contra Rosenkrantz con la que terminó el año la Corte llevó, incluso, a que varios de ese círculo practicaran una silenciosa pero sentida autocrítica.

 

El otro tema que la mesa jurídica del Gobierno deberá empezar a analizar de nuevo desde esta semana es el de Weinberg de Roca, la candidata a la Procuración propuesta por el Presidente que sorprendió al sistema político y judicial.

 

Su pliego no avanzó, en un puesto en el que Macri pretendía dar vuelta la página escrita por Alejandra Gils Carbó en el Ministerio Público Fiscal. El reemplazo interino, Eduardo Casal, tiene bemoles en sus funciones, según la Casa Rosada. Hubo algunos reproches de un sector del ala judicial, por ejemplo, por no pedir dictaminar antes del fallo de la Corte sobre los haberes jubilatorios.