Macri y UCR, política, Cambiemos, Política

 

La coalición gobernante de Cambiemos, conformada entre el Pro y la Unión Cívica Radical- ha navegado aguas turbulentas desde prácticamente el inicio de la gestión de Mauricio Macri como presidente de la Nación.

 

Es que los radicales se enfrentaron a una dura realidad cuando advirtieron que no tenían ingerencia en las determinaciones de la gestión macrista y eso ha llevado a tensiones y enfrentamientos entre los espacios políticos que tienen un matrimonio político complicado.

 

Ahora, con el inicio de un año electoral, con una agenda cargada y con grandes expectativas no sólo de la UCR sino también de todo el arco opositor al Gobierno, se presenta un nuevo escenario que podría complicar aún más la tensa relación en Cambiemos.

 

Es que la convención del radicalismo replica, una tras otra, gestos de inocultable desobediencia frente a las pretensiones del Gobierno. Claro ejemplo de esto es el desdoblamiento de las elecciones propiciado por la provincia de Mendoza, algo que podría ser imitado de un momento a otro por la provincia de Jujuy.

 

Y eso no es todo: en Córdoba habrá elecciones internas para definir el nuevo -y futuro- escenario político de cara a la próxima contienda electoral.

 

El caso de Mendoza puso en alerta al Gobierno, cuando el gobernador Alfredo Cornejo se negó a celebrar juntas las elecciones provinciales y nacionales; en tanto que en tanto que en Jujuy, Gerardo Morales, apunta a hacer algo similar, pese al pedido explícito de Marcos Peña -jefe de Gabinete de Ministros de Macri- para que no lo haga.

 

Así las cosas, Cornejo lanzó el guante para que lo tomen en el seno mismo del Gobierno macrista. Dijo recientemente: "El radicalismo tiene que tener un lugar más preponderante"; haciendo velada mención a la coalición gobernante.

 

Tanto en el caso de Mendoza, como en el de Jujuy, antes de que sus respectivos mandatarios provinciales tomaran la determinación de desdoblar las elecciones, se dieron urgentes llamados telefónicos y cruces permanentes entre las casas de gobierno de cada provincia y la Casa Rosada, pese a lo cual, los radicales permanecieron inamovibles en sus postura de desobediencia respecto de las órdenes y la estrategia electoral pretendida por el Gobierno de Macri.

 

Para reforzar esta idea, Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, dijo: "Cada uno tiene sus estrategias electorales".

 

En Córdoba, el macrismo tampoco pudo pisar fuerte con sus pretensiones: el 17 de marzo habrá elecciones internas entre Mario Negri y Ramón Mestre.

 

Desde la convención radical dicen que al menos por ahora no se piensa en una ruptura con el Gobierno, pero sin embargo, durante la semana pasada, varios dirigentes de la UCR como Morales, Jesús Rodríguez; el propio Cornejo y otros destacados, se reunieron y debatieron entre ellos la estrategia a seguir.