Vaca Muerta

 

Muchos cambios, entre ellos un fuerte recorte en diferentes subsidios a empresas, llevarían en lo inmediato a una marcada demora en las exportaciones de energía pretendidas por la Argentina.

 

Así surge de un informe presentado po la Universidad Austral, referido puntualmente a hidrocarburos. Bajo el título "2018 fue el año de la explosión de gas en Vaca Muerta", advierte que los cambios que se implementaron en los últimos tiempos, con el recorte y baja de subsidios a empresas, derivarían en poco tiempo más en un retraso del objetivo de la Argentina por convertirse en exportador neto de energía.

 

Roberto Carnicer, Director del Área de Energía y Oil & Gas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral, dijo al respecto: "Hoy hay una postura del Gobierno, que lamentablemente se concentra en el corto plazo, afectando decisiones del futuro argentino como política de Estado de ser fuerte exportador de energía".

 

Luego agregó: "Hay que diferenciar el déficit público producto de la ineficiencia, de aquellos que significarán el crecimiento de la Argentina. Necesitamos con urgencia enfocarnos en la planificación de nuestro país en el largo plazo, la coyuntura ha sido la causa de la destrucción constante".

 

Vale recordar que mediante importantes incentivos, la producción de gas no convencional llegó a los 50,68 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d) en diciembre de 2018, algo que significa un 35% del total que se produce en el país y un aumento de su participación en un 48% con respecto al 2017.

 

Alejandro Nicola, exministro de Energía de Neuquén, comentó que la Resolución 46/2017 "no admite falsas lecturas" y defendió a los estímulos fijados para reemplazar "costosas importaciones".

 

"Si repetimos los errores del pasado tendremos que incrementar las importaciones, con lo cual los argentinos generaremos riquezas en otros países.Invertir en Vaca Muerta, además de ser más barato para el país, también permite crear empleo genuino y recaudar impuestos", dijo sobre el tema, Nicola.