Masacre de Flores - a 25 años

A 25 años de la llamada "Masacre de Flores", donde mataron a los padres, los hermanos y un amigo de Matías Bagnato, en 1994, el único condenado solicitó a la Justicia que le otorguen la libertad condicional y por primera vez la familia será homenajeada en una plaza del barrio porteño donde fue asesinada.

 

González provocó un incendio en la casa que provocó la muerte de José Bagnato, de 42 años, su esposa Alicia Plaza, dos de sus hijos Fernando de 14 años y Alejandro de 9 y un amiguito de este último, Nicolás Borda que por entonces tenía 11 años.

 

Matías Bagnato, el hijo mayor de la familia que por entonces tenía 16 años, se despertó en medio de las llamas y se tiró por la ventana. Fue el único sobreviviente.

 

Nicolás era amigo de Alejandro y ese día habían jugado toda la tarde juntos. La mamá de Nicolás había quedado en buscarlos para dormir en su casa y al otro día ir al Club Marina de Vicente López. A último momento cambiaron de planes y se quedó en la casa de los Bagnato. Fue una víctima más del ataque.

 

En 1995 Fructuoso Álvarez González fue condenado a cadena perpetua. En 2004, el asesino múltiple de origen asturiano, se benefició de un acuerdo de intercambio de presos y fue extraditado a España donde, por un error judicial, terminó libre.

 

En 2008 Álvarez González volvió a la Argentina y vivía como si nada hubiera pasado.

 

Del horror, al miedo. Durante años Matías fue amenazado por Álvarez González. En medio de las amenazas telefónicas, igual a las que recibían sus padres antes de la masacre llevaron a Matías Bagnato a buscar información sobre el asesino de su familia.

Masacre de Flores - Aniversario

Un año y medio después de que volvieran las amenazas sobre Matías, la policía allanó una casa en Tortuguitas donde tenían el dato que se escondía Fructuoso Álvarez González. Lo encontraron en un falso techo donde se escondía. El lugar estaba perfectamente acondicionado para ocultarse y subsistir a los allanamientos.


Fructuoso Álvarez González, el asesino múltiple de "la masacre de Flores" volvió a la cárcel pero aún espera que la justicia defina cómo terminará de cumplir la pena.

 

"En este aniversario, me encuentro en la misma situación de todos los años porque me llamaron de la fiscalía para notificarme de que el abogado había iniciado el trámite para pedir la libertad condicional. No lo podía creer porque en mayo había sido el último pedido y me pregunto, ¿cada cuánto puede pedir este tipo un beneficio, cuántos les quedan?", dijo Bagnato.

 

Según el joven, fue entonces que empezó a averiguar y se enteró de que cumplido cierto plazo de encierro, cada seis meses puede pedir libertad condicional, y en este caso al condenado le quedan alrededor de cuatro años de cumplimiento de la pena. "De todas formas, depende de cómo lo ve cada juzgado, algunos te dicen que la perpetua no existe, que después de tantos años tiene que salir sí o sí y en otros casos como el de (el múltiple asesino) Robledo Puch, no lo dejan salir porque los estudios no le dan", sostuvo.